Abstraccionismo geométrico figurativo por Hernán Moreno

Gabriela Trillo Aguilar / redaccion@construarte.com.ve

Fotos: Cortesía del artista 

“Yo me identifico como escultor geométrico”, así es como se describe a sí mismo el reconocido artista plástico Hernán Moreno, especialista en convertir láminas de hierro en triángulos para lograr fascinantes esculturas. La dimensión no es un límite, eso se comprueba al entrar al taller de este maravilloso artista y observar que las piezas pequeñas son un abreboca para lo siguiente: enormes esculturas realizadas para espacios al aire libre.

Hernán Moreno es un incansable creativo, que afirma estar desarrollando un estilo nuevo dentro del mundo artístico, denominado “abstraccionismo geométrico figurativo”, tendencia en la que ha trabajado por un tiempo. Aunque se siente atraído por todas las figuras geométricas, los triángulos están presentes en 80% de sus obras, es capaz de moldearlos hasta generar elementos cóncavos o convexos que le confieren una increíble riqueza dentro de la línea geométrica.

“Con mi técnica demuestro que el hierro, a pesar de la afianzada idea que existe de que es un metal muy sólido, es también un metal noble. Tanto así, que lo puedo moldear con mis manos”, expresó el artista.

Formación artística

Moreno se enamoró de las artes desde muy pequeño, lo que más adelante lo llevó a perfeccionar esas destrezas innatas en la Escuela de Artes Plásticas Arturo Michelena, donde cursó estudios formales hasta el año 1980 dirigido por grandes exponentes de la plástica como Braulio Salazar, Humberto Jaime Sánchez, Marcos Castillo, Wladimir Zabaleta, y Ramón Belisario, etapa que califica como la época de oro de la Arturo Michelena.

El arte puro era la especialidad de aquellos que egresaban de esta reconocida academia, sin embargo, Moreno decide especializarse y se inicia en el figurativismo con formas religiosas, temporada que duró poco en la vida del artista gracias a su constante curiosidad por otras ramas del arte. “A medida que fue pasando el tiempo me integré con la cultura general del arte, me involucré íntimamente con la fundición de aluminio y bronce hasta llegar a hacer muchas cosas relacionadas con la arquitectura. Esa necesidad de evolución me hizo descubrir una tendencia nueva asociada con la geometría, y que hoy en día va en un franco ascenso”, relató con entusiasmo.

Este maestro de la plástica oriundo de Barquisimeto, enfatiza a sus 54 años que nunca se deja de estudiar y más si de arte se trata, al mismo tiempo, recuerda lo mucho que investigó a expertos de la geometría para saber el porqué, el origen y a dónde podía llevarlo desarrollar estas figuras geométricas artísticamente.

Mucho antes de iniciar en la Escuela de Artes Plásticas Arturo Michelena, Moreno sabía que tenía un don para el arte que se había hecho notar desde su infancia, “cuando era un niño de 4 o 5 años, era muy llorón y mi mamá para evitar mis lamentos agarraba las bolsas en donde venía el pan -que tenía arrugadas en algún lugar de la cocina- y las estiraba para dármelas. Ese era mi lienzo en ese momento, entonces me inspiraba haciendo un dibujo pero después me daba cuenta que el fondo de la hoja estaba arrugado, no me gustaba y seguía llorando. A pesar de eso, recuerdo que me quedaba mirando fijamente los dibujos que hacía, y de pronto observé que más allá del trazo de la forma, en el fondo había muchos triángulos que quedaban producto de haber arrugado la hoja. Creo que de ahí me nace el amor por los triángulos”.

A partir de ese instante, comenzó a probar sus capacidades artísticas que posteriormente afianzó en las escuelas artesanales donde tuvo la oportunidad de formarse durante la primaria.

Exposiciones y galerías

Una vez que Moreno egresa de la escuela de arte en Valencia, se atreve a realizar su primera exposición con tan solo 17 años de edad. Desde entonces, el artista ha podido disfrutar de una exitosa trayectoria en la plástica nacional e internacional, porque para fortuna de muchos, exhibe sus piezas en  distintas ciudades de Venezuela y cuenta con galerías en París, España, Nueva York, Miami, México, Bogotá, Chile y Perú.

Este 2017 será un año internacional para Moreno, pues actualmente, su agenda se encuentra ocupada con planificaciones de viajes: el 17 de abril participará como invitado en la Feria Internacional de Perú, más adelante en julio estará en México ejecutando algunas piezas, y para cerrar con broche de oro pretende abrir un taller en Bogotá, para surtir con mayor facilidad la galería que muestra sus obras en esa ciudad y en Medellín.

Durante la creación…

Aunque tiene dos ayudantes en el taller, la demanda rebasa su capacidad de trabajo, y es que las piezas que realiza Hernán Moreno son sencillamente espectaculares, y llaman la atención en cualquier parte del mundo gracias a la innegable singularidad que estas poseen. Pero ¿cuál es el proceso que cumple el artista para lograr estas maravillas? En primer lugar, crea el boceto en cartón para obtener el efecto tridimensional, con  esa maqueta procede a cortar las láminas de hierro y luego las dobla para lograr la forma deseada, por último aplica la pintura que dará el toque final a la obra.

“Puedo construir 8 obras diarias de 30 o 60 centímetros y terminarlas en una semana. Hasta los momentos tengo casi 18 obras de gran formato, de las cuales, he tenido oportunidad de entregar a maestros como Wladimir Zabaleta, y Rafael Martínez por nombrar algunos”, dijo el experto quien además asegura no tener que cumplir con un ritual específico para el proceso creativo.

El arte para Hernán Moreno

Este artista también es amante de la poesía, y manifiesta lo difícil que puede ser para alguien que se desenvuelve en este ámbito desvincularse de cualquier cosa que tenga que ver con el arte. Para Moreno, la vida es un arte que se aprecia hasta en lo más mínimo. Y la inspiración la encuentra por lo general entre lo intangible, en momentos, en el amor. Pero sin duda, la obra de Moreno en sí misma se convierte en la musa de muchos espectadores.