Alberto Ochoa: la fotografía más que un trabajo, es mi pasión

Alberto Ochoa: la fotografía más que un trabajo, es mi pasión. Después de un par de conversaciones telefónicas, correos y notas de voz vía Whatapps logramos engranar un trabajo editorial en forma de entrevista sobre el fotógrafo venezolano Alberto Ochoa, quien con su voz ronca y precisa hizo un ejercicio para recordar lo importante y contarnos la historia de su vida artística. ¿Comenzamos?

Recuerdo cuando era niño que las imágenes siempre revoloteaban en mi cabeza. Puntos de vista macro y diferentes ángulos ópticos siempre jugaban conmigo.

Mi educación fue formal: primaria, secundaria y universidad. Mi gusto por las artes me llevó a hacer un  estudio primario en la Escuela de Arte Arturo Michelena, donde hice un curso básico de pintura, al finalizar me di cuenta de que no había nacido para ser pintor, pero aún me preguntaba qué hacer con mis imágenes.

A mis 12 años compré una cámara de plástico con la marca Diana, era película de 120 mm y daba 16 fotogramas, con esa cámara entendí  que este era el camino, obviamente, un tiempo después dejé de usarlo. En la escuela secundaria encontré la poesía y por un tiempo la fotografía fue olvidada.

Cuando fui a la Universidad, terminé un grado como Economista y leí a los grandes autores de literatura, mi vida continuó y conocí a un amigo que me guió con la pintura clásica. En ese momento, compré mi primera cámara SRL de 135 mm, una Minolta X-G1 si no recuerdo mal, por el momento, estaba buscando un trabajo relacionado con mis estudios de licenciatura y luego comencé a estudiar fotografía a través de trabajos parciales (debo decir que soy autodidacta).

Después de un tiempo, recordé mis 12 años, cuando comencé con fotos y estas memorias abrieron el camino para tomar la decisión de vivir de la fotografía. Tan pronto como obtuve experiencia, financié en la ciudad de Valencia la primera agencia fotográfica, con un amigo y socio se llamó “Clauss Photographers Associated”. La agencia se especializó en fotografía de productos y procesos de producción de industrias.

Aquí, tenía toda la libertad creativa, y puse mi granito de arena en el concepto artístico. En términos de fotos artísticas, he participado en exposiciones colectivas de Venezuela y  de unos años para acá me dedico como fotógrafo de obras de arte. En diciembre de 2017 tuve una exposición colectiva en el Centro de Convenciones del Hotel Hesperia WTC y fue un completo gusto.

Pienso que la vida personal de un artista es común a la de cualquier persona: trabajo, alegría, preocupaciones…  Mi familia me acompaña siempre en mis aventuras fotográficas, hoy en día tengo mucho que agradecer a mi hija y también a mi cuñada.

Vivir de la fotografía me ha permitido en todo momento hacer cuanto me apasiona, toda la evolución tecnológica me permite diversificar mi trabajo, sin embargo lo que intento siempre mostrar son mis emociones, ya la vida es suficientemente engorrosa y es con mi trabajo fotográfico que me doy la licencia para transmitir lo que pienso, siento y creo.

Para conocer el trabajo de este artista de la fotografía puedes entrar a su portal http://www.albertoochoafotografo.com.ve