Alpargatas o cómo el calzado favorito de las francesas vuelve cada verano