Antigua y Barbuda, Arabia Saudita, Guatemala, El Líbano, Mongolia, Pakistán y El Vaticano presentes en la Bienal de Arquitectura de Venecia 2018

Espacio Rebelde: Pabellón de Venezuela en la Bienal de Venecia 2018. Foto: cortesía

 Antigua y Barbuda, Arabia Saudita, Guatemala, El Líbano, Mongolia, Pakistán y El Vaticano presentes en la Bienal de Arquitectura de Venecia 2018.

Adhara Ojeda- cortesía/ redaccion@construarte.com.ve

 Desde el pasado 26 de mayo el mundo de la arquitectura volteó su mirada a Venecia, en la inauguración de la 16° edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia 2018. Un evento abierto a todo público, la Bienal comenzó el sábado 26 de mayo y permanecerá abierta hasta el domingo 25 de noviembre, a excepción de los días lunes. El precio de la entrada es de €25, pero hay tickets válidos por 48 horas desde tu primer acceso al evento por €30. 

 

Vista de la exhibición venezolana en la Bienal de Venecia 2018. Foto: cortesía.

El Giardini y el Arsenale son los principales recintos del evento más importante del mundo de la arquitectura. Estos espacios albergarán la muestra de FREESPACE y los pabellones nacionales, a excepción de 11 de ellos que, junto a los eventos colaterales, se distribuyen a lo largo y ancho de Venecia.

Las irlandesas Yvonne Farrell y Shelly McNamara fueron anunciadas como curadoras del evento y son cofundadoras de la oficina Grafton Architects. Esta institución es presidida por el economista italiano Paolo Baratta desde 2008, en su segundo mandato.

Las seleccionadas curadoras Yvonne Farrell y Shelley McNamara en compañía de Paolo Baratta, presidente de la Bienal de Arquitectura de Venecia 2018. Foto: cortesía.

Además de la muestra internacional, la Bienal presentará las propuestas nacionales. En esta ocasión, el evento contará con 65 participaciones nacionales repartidas entre los pabellones históricos del Giardini, el Arsenale y en el centro histórico de Venecia.

Desde 1998 la Bienal de Arquitectura se basa en tres pilares: los pabellones nacionales, en donde cada país escoge sus propios curadores y proyectos; la exhibición internacional, a cargo del curador de la Bienal y los eventos colaterales, aprobados por el curador de la Bienal. En la presente edición curada por Farrell y McNamara son 100 arquitectos invitados a la muestra internacional y 65 pabellones nacionales.

A lo largo de la historia de la Bienal de Venecia 29 países han construido sus propios edificios para los pabellones nacionales, desde Bélgica (1907) hasta Corea del Sur (1995). Una vez inaugurados, estos pasan a ser administrados por los Ministerios de Cultura (o equivalentes) de sus respectivos países. Mientras, los países sin edificios deben pagar una comisión por cada participación. Eso sí, el contar con un pabellón construido no asegura presencia en todas las bienales, como es el caso de Venezuela, país que no participó en la edición de 2014.

Se conoció que cada país participante establece sus propios mecanismos para escoger tanto su exhibición como sus curadores. En la mayoría de los casos se trata de asociaciones entre distintos instituciones estatales, lo que no asegura que los curadores sean elegidos a través de convocatorias públicas.

Por ejemplo, en el caso de países como Chile y España, sí se realizan convocatorias públicas respaldadas por el Estado. Mientras que en Holanda, la elección es interna y queda a cargo del Het Nieuwe Instituut (HNI), tal como en Brasil, donde la Fundação Bienal de São Paulo es quien decide la producción de la muestra y escoge a su curador.

La premiación

El Jurado de la Bienal concede el León de Oro a la mejor participación nacional (Golden Lion for Best National Participation), el León de Oro a la mejor participación en la exposición internacional (Golden Lion for Best Participant in the International Exhibition) y el León de Plata para la joven promesa de la misma exhibición (Silver Lion for a Promising Young Participant in the International Exhibition).

Venezuela presente

Se conoció que la exposición cuenta con la presencia de un pabellón dedicado al territorio nacional, denominado Espacio Rebelde: Pabellón de Venezuela.

“El futuro de una ciudad está íntimamente ligado a sus espacios libres y públicos con una marcada función social. Los espacios libres en Caracas son espacios rebeldes para usos emergentes e insurgentes: reocupados, revalorizados y rehabitados para el disfrute de las comunidades.

En estos espacios rebeldes se han desarrollado programas multipropósito con usos mixtos: parques con viviendas sociales y boulevards, como es el caso del eje urbano de la Avenida Bolívar- Boulevard Sabana Grande;  parques con bases aéreas militares, como el Parque Simón Bolívar en La Carlota; parques con instituciones; y espacios residuales y subutilizados que conforman nuevas dinámicas, como el Parque Hugo Chávez en La Rinconada”, es lo que expresa la descripción que da entrada a la muestra.