Azul y blanco, el dúo que deseas para interiores

Crédito: Casa y diseño

Isabella Marinelli C. / redaccion4@construarte.com.ve

La combinación del azul y el blanco puede ser intensa, relajante y eléctrica. El blanco recuerda a la pureza y la paz, mientras que el azul es fresco y tranquilizante. Todo depende del color que tenga más protagonismo en la composición y las tonalidades elegidas. Además, es una combinación excelente para agregarle luminosidad a un espacio.

Se trata de una unión que es comúnmente vista en casas de playa, pues se caracteriza por una calidez que inmediatamente evoca al mar. Sin embargo, se ha adaptado en cocinas, comedores, baños y dormitorios. Así que ha emigrado del océano al hogar con mucha eficiencia.

Cuarto de baño azul y blanco

Cuarto de baño
Crédito: Casa y diseño

Cuando el azul y el blanco no son usados de la manera correcta, puede generar un ambiente frío y aburrido. En cambio, si la combinación es efectiva, crea un ambiente de pulcritud y tranquilidad.

Crédito: Decora blog

Por lo demás, hay que tener en consideración la dimensión del área. Si se trata de un baño amplio, se puede recurrir al azul para que abarque gran parte de la superficie. Si, por el contrario, es un lugar más chico, será mejor optar por el blanco y dejar el azul para los elementos decorativos.

Comedor azul y blanco

Azul y blanco para comedores
Crédito: Casa y diseño

Este comedor es impetuoso y casi parece sacado de un castillo de la realeza. Es un efecto que suele tener el terciopelo, aún más si lo acompaña esta tonalidad de azul. En este caso, la pieza resaltante es el decorado señorial.

Comedor azul y blanco
Crédito: Casa y diseño

Quizás el extremo opuesto del ejemplo anterior. Ante todo, predomina el blanco y las ligeras pinceladas de un azul muy claro le dan el toque final a la estancia que de un modo opuesto quedaría totalmente absorbido por la planicie del blanco.

Azul y blanco para el comedor
Crédito: Casa y diseño

Adicionalmente, es una mezcla de colores que se ajusta a cualquier estilo que se plantee. Bien sea moderno, vintage o clásico. ¡Se adapta fácil!

Sala azul y blanca

Mucha gente le teme al azul en las paredes. Tal vez por miedo de que parezca demasiado atrevido o sobrecargue el ambiente. La verdad es que el blanco es el aliado perfecto para equilibrar su vibra.

El azul oscuro, por su parte, es un tono formal y conservador. Sin embargo, es ideal para una sala tradicional, capaz de otorgar comodidad y hacer sentir al visitante tal y como si fuera su propia casa. Igualmente, el uso de estampados está completamente permitido y le dan una vuelta de 360° al look de la sala. ¡Piénsalo!

Dormitorio azul y blanco

Por último, pero no menos importante, están las habitaciones. La combinación azul y blanco en un dormitorio es completamente acertada. Jugar con las tonalidades es fundamental, pues se pinta con los colores de la noche y, por supuesto, de los dulces sueños.

Dormitorio azul y blanco
Crédito: Mil ideas

En este caso, el ambiente está complementado por un elemento que vuelve aún más acogedor el panorama: la madera.

Dormitorio azul y blanco
Crédito: Mil ideas

¿Qué tal? Perfecto para dejarse llevar por Morfeo, ¿no?