Berlín y más allá

Berlín y más allá
Cortesía: lonelyplanet

Isabella Marinelli C. / redaccion4@construarte.com.ve

Berlín se caracteriza por haber sido cuna y escenario de distintos personajes y sucesos históricos. Sus tierras han acogido a numerosos científicos, filósofos, nobles y políticos que marcaron un antes y un después en la sociedad. Este rico pasado se ve inmerso en sus calles, edificios y decenas de museos, que derrochan su vasta herencia cultural.

La Puerta de Brandeburgo te da la bienvenida

La Puerta de Brandenburgo
Cortesía: Miviaje.com

La Puerta de Brandeburgo es un antiguo monumento que, literalmente, era la entrada de la ciudad. Es uno de los principales símbolos tanto de Berlín como de Alemania. En tu viaje a la nación germana, ¡no te vayas sin apreciar esta pieza de arquitectura neoclásica!

Por otro lado, durante la Guerra Fría, la capital alemana estuvo dividida por el ahora denominado Muro de la Vergüenza. Hoy en día, existen pocos restos del que una vez fue el motivo de la discordia. No obstante, la East Side Gallery reúne los fragmentos más grandes de aquella pared que una vez contara con 150 kilómetros de extensión. Del mismo modo, el Checkpoint Charlie, uno de los más famosos pasadizos entre la zona soviética y la zona americana, es una visita imperdible en Berlín.

East Side Gallery
Cortesía: disfrutaberlín

Si nos remontamos un poco más atrás, a la Segunda Guerra Mundial, pues no hay como desplazarse por sus túneles y búnkeres subterráneos. Asimismo, la ciudad cuenta con un impresionante monumento al Holocausto que honra a los judíos que fueron asesinados mientras imperaba el nazismo. Si eres un apasionado de la historia contemporánea, no olvides el Campo de concentración de Sachsenhausen.

Volviendo a la modernidad

Por su parte, si el turista quiere una vista panorámica de la ciudad, no hay como La Catedral de Berlín para cumplir su cometido. Además de eso, es la construcción religiosa más representativa del lugar y se encuentra enmarcada dentro del neobarroco. Pero si estás buscando algo más moderno, debes pasear por la Potsdamer Platz sus edificios de cristal te demostrarán que Alemania no escapa de la vanguardia. Por el contrario: sabe conjugar perfectamente el pasado con la actualidad.

Potsdamer Platz
Cortesía: Wikimedia Commons

Sin embargo, no todo es historia. Berlín también tiene la fama de ser una ciudad con una vida nocturna muy alocada. Cobijo de la música electrónica por excelencia, si el visitante busca bien, se topará con alternativas para cualquier tipo de oídos. Solo hace falta buscar. ¡Las opciones están! Entre las discotecas más famosas de la capital -y Europa- se encuentran Watergate, Weekend, Farbfernseher y Ritter Butzke.

¡Una cerveza, por favor!

¿Cómo viajar a Alemania y no hablar de cerveza? Si vas en plan de degustar el buen sabor de la cebada, te sorprenderás con todas las variedades que hay. Tal y como dicta la ley: cebada, lúpulo y agua. ¡No más ingredientes que esos!

Los lugares por excelencia para beber son las áreas cercanas a los Rathaus, o ayuntamientos en español, que eran lugares tradicionales para la toma de decisiones. En este sentido, se encuentran los Bierkeller, que por lo general son sótanos, y los Biergarten, típicos en verano, jardines característicos con muebles de madera.

Oktoberfest, Múnich
Cortesía: Hoteles.net

En Octubre, no pierdas la oportunidad de conocer Múnich en el más grande homenaje a la cerveza. Cerca de 6 millones de personas se congregan anualmente en el Oktoberfest. Un festival donde saldrás embriagado indudablemente. De lo contrario, no puedes decir que fuiste. ¡A brindar! Recuérdalo: tienes que mirar a los ojos y sujetar la bebida con tu mano derecha.

Pero si visitas Munich en cualquier otra época del año, la cervecería más importante del mundo tendrá sus puertas abiertas. Se trata de la Hofbräuhaus, existente desde el siglo XVI. ¿Qué tal sentarte a tomar una cerveza en el mismo lugar donde lo hizo Lenin?