El color de un artista: Jhony Luna S.

Karina A. Blanco-Uribe T/Fotos: Cortesía del Artista

 

De profesión publicista a artista de corazón, Jhony Luna S. define “el movimiento de la vida” a través de sus obras, a pesar de haber estudiado profesionalmente Publicidad, desde siempre estuvo ligado con el arte. El trabajo gráfico en la mayoría de los casos; trata de plasmar y crear las ideas de las personas; el publicista conceptualiza lo que llevamos dentro, desarrollándolo con sensibilidad y en muchas ocasiones el resultado final es casi tan exacto a lo que quisimos representar, que se podría decir que es una profesión en la que casi son videntes de los sentimientos. Su oficio llevo a Luna, a reinventarse y comenzar a trabajar en función de su proyecto personal de vida, decidiendo así hacer para él lo que hacía con sus clientes, plasmar en físico todo lo que llevaba dentro.

El resultado de casi una década de trabajo artístico, se expresa a través de caballos y bicicletas como temática principal y personal, ya que ambas recuerdan febrilmente la infancia del artista, quien nació en Caracas en 1960 y fue criado junto con 10 hermanos con los cuales compartía todo, si… hasta la bicicleta. Jhony pinta desde los 7 años de edad, y su tío quien le decía “no dejes de pintar que tú vas a vivir de eso”, no estaba muy lejos de la realidad. El caraqueño residenciado en Valencia desde hace 54 años conserva en su memoria un sinfín de anécdotas que alimentan sus trabajos y lo hacen inmensamente feliz, “la estoy pasando muy bien” afirma Luna.

 

 

Impresionismo y PopArt

Figurativo pop, son palabras que lo definen, sus obras transmiten buenas vibras, llenas de colores llamativos que salen del corazón, las técnicas que utiliza son mixtas, sus propuestas son realizadas con espátula y paletas de construcción de diferentes materiales, en madera, tela, acrílico, plástico, vidrio o básicamente todo material que se pueda pintar. El artista resalta: “las herramientas son las mismas, la diferencia está en que lo que quieres plasmar, traiga alegría a las personas que vean el trabajo”.

Los colores de su bandera, Venezuela, están siempre presentes en sus piezas. Los cuadros en gran formato lo caracterizan, en sus obras incorpora especies florales, Tótems, caricaturas de rostros humanos creados desde su imaginación, figuras bidimensionales y una de sus obras que más destacada, es una bicicleta en tamaño real, no funcional, hecha de madera en la cual el forro del asiento, es una tela que por 9 años sirvió para limpiar sus pinceles.

Sus influencias y experiencias

Los personajes artísticos más influyentes para Luna, son sin duda el maestro Carlos Cruz Diez, Picasso, Dalí, Carlos Zerpa y Oswaldo Vigas quienes por su estilo libre en líneas y pensamiento creativo inspiraron al artista a hacer piezas diferentes, que lo llevaron a destacarse más de una vez en exposiciones y presentaciones; entre todas la que más destaca para él fue un performance que se realizó en Patio Trigal con los Amigos de AMD, en donde Jhony tuvo que pintar en vivo una pieza en la vidriera; algo que para ese momento nunca había experimentado y: “resultó ser la experiencia más increíble que haya realizado” según comenta él mismo; mientras la líneas y los colores  transformaban la imaginación del autor, personas lo miraban y sobretodo los niños sentían mucha curiosidad.

Esta práctica determino que Jhony sirviera de inspiración para las personas que pudieron testificar el momento en el que su improvisación se hizo una obra de arte. El premio más preciado que Luna ha recibido por sus propuestas, es la aceptación positiva y el cariño que ha adquirido de cada individuo que conoce sus obras, el hecho de que alguien quiera colocar en su hogar uno de sus cuadros, es una muestra máxima del afecto que sus seguidores toman por él, ya que cada una es un vestigio que forma parte de su propia esencia.

Piezas desde el corazón del artista

Todas las piezas que ha creado Luna desde hace 9 años, han sido una mezcla de sensaciones que lo encuentran consigo mismo, ser artista plástico ha sido un anhelo personal que había dejado para después desde hace mucho tiempo y gracias a su firme decisión de trabajar en función de sus sueños, los sentimientos encontrados, la convicción, el apoyo de su esposa Marianela, sus hijas: Natasha, Graciela e incluso su primer nieto José Clemente y las ganas de poner en cada obra un pedazo él, lo han sumergido en este viaje hacia los colores y las formas. Para el artista, la única forma de seguir adelante y vivir la vida a plenitud es compartiendo lo que realmente ama.

Ser artista ha sido un presente que le fue otorgado, ya que desde siempre lo ha sido, incluso cuando trabaja en el departamento de producción de Publicidad, siempre estuvo vinculado al dibujo. Su fuente de inspiración viene directamente de su carácter positivo, esos pensamientos que lo definen, hace que transmita a sus trabajos vida, no se considera único, siente que lo que realiza está lleno de pasión y que eso es lo que importa.

Jhony invita e inspira a todo aquel que pueda tener la oportunidad de apreciar sus trabajos, nos estimula a pintar de colores cada situación, demostrándonos que si se pueden cosechar los frutos del esfuerzo que tuvo, en su caso, el determinarse lograr sus metas, dicho por el mismo: “las cosas más sencillas son las que poseen un verdadero valor, para mi pintar es una”.

 

 

A full Color “El movimiento de la vida”

 

 

Ver mas: http://jhonyluna.tumblr.com