Importancia de conocerse a si mismo

conocerte a si mismo
Redacción: Lcda. Victoria Bracho

A menudo muchas veces las personas padecen de situaciones emocionales, sentimentales o incluso de conducta o hábitos que pueden perjudicar su bienestar por no tomar un tiempo adecuado y necesario para ellos mismos.  Es relevante que el ser humano aprenda de forma urgente tomar tiempo para conocerse a si mismo, eso lo puede lograr con mayor éxito permitiendo en su día una cita, aunque sea breve para sentirse y preguntarse por ejemplo ¿Cómo se siente? ¿Qué desea? ¿Qué es prioridad? Enfocándose en su ser y no en los problemas del día a día.

El ser humano es un conjunto formado por el cuerpo físico, la mente, las emociones y el “alma o espíritu”. Todos estos elementos están interrelacionados y no los podemos entender por separado, ya que configuran un todo. En la sociedad en la que vivimos se nos dice que lo ideal es que estos tres elementos estén en equilibrio. Sin embargo, encontramos que la mayoría de la población le da mucha importancia a la mente y cultiva el cuerpo pero esconden y obvian las emociones. Pasa más tiempo contigo y dale prioridad a esa magia de conocerse a si mismo.

Algunas claves para el autoconocimiento:

conocerte

Conocerse a si mismo forma parte de un proceso largo. Pero puedes empezar por responder a las siguientes preguntas:

  • “¿Quién soy?”: Hace referencia a la persona en sí. Se trata de poner en valor tus capacidades, tu historia vital, tus sentimientos y emociones, tu personalidad… Quizás para responder a esta pregunta puedes establecer tu “Línea de vida”, se trata de describir los acontecimientos vitales importantes en orden cronológico que te hayan sucedido. A continuación, escribe qué fortalezas y debilidades tenías en cada uno de esos momentos.
  • “¿Qué quiero?”: Hace referencia a tus objetivos. Es habitual que el motivo de consulta por el que acude la persona a consulta no sea el objetivo principal. Por ello, es importante que establezcas unos objetivos realistas con los cuales te sientas satisfecho y puedas comprometerte con ellos.
  • “¿Por qué lo quiero?”: Ha referencia a los valores. Es decir, los valores te van a ayudar a establecer los objetivos en función de tu propio código moral. Van a dar sentido a tus metas y te van a permitir priorizar unas sobre otras.
  • Viaja a tu interior. Decía Erich Fromm que “el autoconocimiento comienza por la auto aceptación. Acéptate y te conocerás mejor”. Haz una lista de tus virtudes y otra de tus defectos. Pídele a alguien cercano que haga lo mismo para conocer qué imagen tiene de tí. Compara ambas listas e intenta mejorar aquello que no te guste.

conocerte a si mismo

  • Actúa. Observa cómo influyen tus emociones en tus estados de ánimo y busca la manera de modificar los negativos en positivos. Anota en un papel los comportamientos que te hicieron sentir mal y piensa cómo podrías solucionarlo. Por ejemplo: cuando te sientes triste ¿qué puedes hacer para cambiar esa emoción? Hablar con un amigo. Ponlo en práctica.