Consejos para el cuidado de tu piel

Redacción Victoria Bracho

la piel también es un órgano, en concreto, el más grande de tu cuerpo. Además, es el único que está en contacto directo con el exterior continuamente. Nos protege del ambiente externo, del aire, de los cambios climatológicos, de los microorganismos y es impermeable, de manera que no deja que nada entre al interior, ni que nada salga. Por ello es vital hacernos consientes del cuidado diario de nuestra piel.

Es importante que el cuidado de tu piel sea un hábito en ti, tanto para la corporal como la facial, por ello compartimos aquí algunos consejos para el bienestar de la salud de tu piel y lograr un trato amable con tu cuerpo.

Limpieza diaria

Sin una limpieza adecuada, los poros pueden obstruirse y los productos cosméticos que apliquemos no podrán actuar adecuadamente, por lo que no resultarán eficaces y más bien perjudicarán la salud de nuestro rostro.

Es muy importante retirar a diario los restos de sebo, suciedad, polución, productos aplicados y los propios productos de deshecho de la piel, por ello la limpieza diaria es fundamental.

En la piel del rostro te recomendamos que realices la limpieza dos veces al día, mañana y noche. Utiliza productos adecuados a tu tipo de piel (seca, normal, mixta o grasa) y a sus necesidades, este consejo es para hombres y mujeres, ya que muchas veces los caballeros no suelen pensar en estos cuidados para su piel.

Protégete del sol

Una de las formas más importantes para cuidar la piel es protegerla del sol. Una vida de exposición al sol puede provocar arrugas, manchas de la edad y otros problemas de la piel, así como un aumento del riesgo de cáncer de piel.

Para obtener la protección solar más completa:

  • Usa protector solar. Utiliza un protector solar de amplio espectro que tenga un factor de protección solar de, al menos, 15. Colócate abundante cantidad de protector solar, y vuelve a aplicarlo cada dos horas o con más frecuencia si es necesario.
  • Busca lugares con sombra. Evita el sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, cuando los rayos solares son más intensos.
  • Usa ropa de protección. Protégete la piel con prendas de tejidos ajustados y mangas largas, pantalones largos y sombreros de ala ancha. También ten en cuenta los productos para lavandería que pueden proporcionarle a la ropa una capa adicional de protección ultravioleta durante una cantidad determinada de lavados.

Hidratación diaria

Para que la piel esté sana y pueda realizar todas sus funciones es imprescindible que esté correctamente hidratada.

Utiliza sérums y cremas adecuadas a las características de tu piel dos veces al día, que cubran sus necesidades tanto de agua como de lípidos, sin embargo, tomar al día bastante agua es una prioridad.

No todas las zonas de tu piel tienen las mismas características y por eso los productos deben adaptarse a la zona. Así, la piel del cuerpo es generalmente más seca que la de la cara, la piel de la zona del contorno de ojos o la de los labios son muchísimo más finas y delicadas que la del resto del rostro, entre otros ejemplos, por ello busca asesoría para que logres el cuidado de tu piel de una forma efectiva.

Trata tu piel con suavidad

La limpieza y el afeitado diarios pueden perjudicar tu piel. Para tratarla con suavidad:

  • Limita la duración del baño. El agua caliente y las duchas o baños prolongados eliminan los aceites naturales de la piel. Limita la duración del baño o de la ducha y usa agua tibia en lugar de agua caliente.
  • Evita los jabones fuertes. Los jabones y detergentes fuertes pueden eliminar los aceites naturales de la piel. En su lugar, usa limpiadores suaves.

Aféitate con cuidado. Para proteger y lubricar la piel, aplica crema, loción o gel de afeitar antes de afeitarte. Para una afeitada más al ras, usa una afeitadora limpia y afilada. Aféitate en la dirección en que crece el pelo, no a contrapelo.

Lleva una dieta saludable

Una dieta saludable puede ayudarte a verte y sentirte mejor. Come muchas frutas, verduras, granos integrales y proteínas magras. La asociación entre la dieta y el acné no está clara, pero algunas investigaciones sugieren que una dieta con alto contenido de aceite de pescado o suplementos de aceite de pescado y baja en grasas no saludables y carbohidratos procesados o refinados podría promover una piel más joven. Beber mucha agua ayuda a mantener la piel hidratada.