Croacia, el mediterráneo edénico

Isabella Marinelli C. / redaccion4@construarte.com.ve

Croacia es un país europeo que se ha consolidado como destino turístico. En realidad, su lema, “el mediterráneo tal y como era” le sienta a la perfección. Tanto sus costas como su gastronomía no hacen más que comprobarlo. Además, como se trata de un país donde el vino es una bebida prácticamente sagrada, no falta la presencia de bodegas y viñedos. Una auténtica aventura por la viticultura. Eso sí, al norte del país, se toma vino blanco. Y al sur, vino tinto, como es la tradición de los países mediterráneos.

Crédito: Dos mochilas en ruta

A la nación croata se puede llegar por aire, tierra y mar. Como cualquier otro lugar, la temporada alta es bastante costosa. La ventaja es que el itinerario está lleno de actividades. De acuerdo a esto, los meses más “accesibles” son, específicamente, antes del verano y después. En otras palabras, mayo, junio, septiembre y octubre.

Crédito: TGK Turismo

Las opciones para alojarse son variadas. Croacia cuenta con numerosos hoteles que se adaptan a los bolsillos de todos los viajeros. Incluso está la modalidad de los “sobe”, cuartos de alquiler exclusivos para los turistas. También se puede optar por una casa entera. Se pueden encontrar por doquier carteles que contengan esa palabra, por lo que no está demás conocer su significado. Del mismo modo, está la opción de los camping, donde ningún día es día perdido porque si prefieres no salir, pasas el día en la piscina.

Si eres fanático de la serie Juego de Tronos, te entusiasmará saber que varias escenas se han rodado en Croacia. ¡Tanta belleza es posible aquí en la Tierra!

Crédito: National Geographic

Playas croatas

La gran mayoría de las playas del país son rocosas. En este sentido, es fundamental visitar el Cabo Kamenjak, cerca de Pula. Está situado en la costa dálmata, donde resalta el blanco tan característico de las casas mediterráneas. Se trata de un parque natural que posee diferentes cuerpos de agua. Tiene bahías, playas e islotes. Pero más allá de eso cuenta con una fauna y flora muy variada.

Crédito: Nosna trip

También resalta el Palacio de Diocleciano, una muestra de la arquitectura clásica, con unos 1700 años de antigüedad. Pero no todo es antiguo porque en el Paseo Marítimo hay un poco más de contemporaneidad, gracias a algunas esculturas renacentistas que adornan el panorama.

Parque Nacional Lagos de Plivitce
Crédito: Guía Viajesa

Agua, fuente de vida

Los lagos son abundantes en Croacia. El Parque Nacional Lagos de Plivitce es la auténtica demostración de ello. No solo alberga la colección de las caídas de agua más hermosas del mundo, sino que el lugar como un todo representa un paraíso perdido. Además de contar con lagos y cascadas, resalta la presencia de manantiales y ríos cristalinos que cambian de color.

Crédito: VIX