Cruz-Diez para Valencia

Foto: Rafael Guillén/@articruz

Texto: Gineska Núñez/ Fotos: Rafael Guillén/@articruz Atelier Cruz-Diez

Una sinfonía de colores conforma el universo de Carlos Cruz-Diez, su percepción sobre el color, espacio y tiempo dio origen a una extensa cantidad de obras admiradas alrededor del mundo y a un gran legado en las artes plásticas.

Este artista plástico nacido en Caracas ha incursionado en las artes gráficas, diseño y publicidad. Es considerado uno de los protagonistas más importante del arte óptico y cinético al jugar con la realidad desde la percepción del observador.

El diseño de Cruz-Diez se puede apreciar distintos puntos del país. La hermosa ciudad de Valencia alberga parte de estas creaciones inéditas.

En 1998 el artista decidió realizar su contribución a la capital carabobeña con la “Fisiocromía de Doble Faz para Valencia”, es una estructura circular de 141 metros por dos de altura.

Esta espectacular estructura semicircular ubicada en la entrada de la popular Plaza de Toros de la cuidad. Este regalo del maestro a los valencianos se valoró en su momento en 86 mil dólares.

La obra está compuesta por triángulos ubicados en diversas posiciones, como si de un patrón se tratase, atrapa la luz creando la ilusión de una sinfonía cromática en el espectador.

 

Esta no es la única huella que Cruz-Diez tiene en la ciudad. Diez años antes el maestro dejo ver su obra en la impresionante fachada de la majestuosa Torre Stratos. La obra titulada “Inducción Cromática Doble Frecuencia” tiene una dimensión de 43 metros de alto por siete metros de ancho
Cruz-Diez para Valencia
Torre Stratos. Foto: Atelier Cruz-Diez

 

En 1981 el maestro volvió  a plasmar su arte en la ciudad. Es entonces cuando realiza su obra “Ambientación Cromática”  para la Asociación de Ejecutivos del estado. Dicho trabajo lo compone un mural de cuatro módulos de 10 metros de altura y el techo de la institución de 43 metros de alto por 7.30 metros de ancho que deleita a quienes visitan la institución.

Una de las más resaltante influencias de Cruz-Diez en la ciudad es la “Fisicromía Color Naranja” que se ubica en la avenida Bolívar norte, en las cercanías de la redoma de Guaparo desde el año 2001.

Es un mural de tres metros por 50 cm de altura compuesto por láminas de metal de cuatro colores en gamas verdes y naranjas que deleita a los ciudadanos que se trasladan entre los municipios Valencia y Naguanagua.

Cada una de estas estructuras cumple con el principal sello del autor al exponer las propiedades cinéticas del color basándose en una especie de comprensión distinta de él,  unido a su pasión por la abstracción geométrica dio paso a creaciones de renombre a través de una sucesión de paralelas verticales que formar parte del mundo del maestro Cruz-Diez.