Drones: el nuevo juguete del Sector Inmobiliario

Adhara Ojeda/ redaccion@construarte.com.ve

La tecnología avanza de forma muy rápida, en un dos por tres salen al mercado celulares con la misma capacidad de una computadora de escritorio y automóviles que circulan sin un conductor a bordo, gracias al “internet de las cosas” entre otros sorprendentes avances tecnológicos.

Los drones son parte de los adelantos más notables a últimas fechas, estas pequeñas aeronaves controladas remotamente con capacidad para tomar fotografías o grabar vídeos están teniendo cada vez más demanda en este segmento del mercado. Y todo debido a sus precios accesibles. El sector inmobiliario no es ajeno al uso de esta nueva tecnología que puede ser aprovechada tanto por compradores como por compañías de bienes raíces.

Drones y empresas del sector inmobiliario

Los arquitectos pueden valerse del uso de drones como apoyo visual para levantar sus planos, ya que estos aparatos les brindan una vista panorámica del terreno.

Más adelante, los dispositivos podrán servirle a los responsables de obra para vigilar el correcto avance de la construcción, así como el cumplimiento de todas las normas de seguridad, desde distintos enfoques. Incluso, las imágenes obtenidas por estos dispositivos podrían revelar fallas que deben ser corregidas.

Asimismo, las imágenes aéreas del dron pueden servir para la publicidad de las construcciones ya terminadas, complementando o reemplazando los vídeos 3D hechos en computadora y las fotografías. Un vídeo aéreo puede destacar ciertas partes del inmueble a ser vendido o alquilado desde una perspectiva diferente que sea más atractiva para el potencial cliente.

Son una herramienta útil para los arquitectos, pues con las imágenes captadas se puede lograr una toma panorámica del terreno. Además, las tomas aéreas, puede observar y analizar la obra. Con ello se logra evitar posibles accidentes, como una estructura mal colocada.

No sólo se usan al momento de la edificación, también son empleados para grabar el inmueble y con ello hacer un anuncio en formato de vídeo. La creación audiovisual vía aérea de una casa es una excelente manera de atraer a futuros compradores. Mediante esta grabación destacarás las partes más atractivas de la propiedad. Es bien sabido que un vídeo tiene más impacto que una fotografía; por eso esta herramienta es cada día más útil en algunos países por empresas que están a la vanguardia.

Drones y clientes

Hoy en día, cualquier usuario puede valerse de un dron para buscar su futuro inmueble sobrevolando la zona de su preferencia, así podrá ver imágenes de construcciones en proceso utilizando el dron a distintas horas. También podrá analizar si lo que visualiza es un barrio con tráfico pesado o con muchos comercios alrededor para decidir la idoneidad de su elección.

Se debe tomar en cuenta que hay distintos Dispositivos comerciales, los cuales normalmente alcanzan una altura de vuelo de 120 metros. El dron debe ser controlado por alguien familiarizado con esta tecnología, ya que debe tomar en cuenta todos aquellos elementos que puedan bloquear el campo de visión o puedan interrumpir su paso: árboles, cables de líneas eléctricas o edificios de mayor altura, por lo que te recomendamos precaución si te decides a usar uno.

Un cliente que haya comprado un inmueble puede usar el dron para revisar los avances de obra sin necesidad de hacer una visita presencial, evitando los peligros que implican entrar a una construcción.

Descubrimiento de inmuebles ilegales por medio de drones

El Castro Inmobiliario, un registro administrativo dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas en España que se encarga del orden de los bienes inmuebles rústicos y urbanos, recientemente detectó lo siguiente gracias al uso de los drones: 1,69 millones de viviendas que no declaradas correctamente el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).

Revisión de construcciones nuevas a través de los drones

El uso de drones se ha vuelto muy popular en algunos países. A últimas fechas se ha vuelto un instrumento importante en el sector inmobiliario; actualmente se implementan, entre otras cosas, para vigilar una obra que está en construcción y como un apoyo visual y de planeación de la obra. Sin embargo, su uso tiene otros beneficios como:

Inspeccionar el progreso de la obra desde distintos enfoques. Con estos aparatos, es posible observar desde distintos ángulos los adelantos de la construcción.