Naturaleza y ciclos biológicos, pasión del Artista Juan Andara Nieto

Juan Andara

Maestro-Juan Andara Nieto

 Por: Yainsa Andara García
 IG @yainsaandara
14 junio 1943 Maracay Venezuela-22 enero 2022 Puebla México 

Mi padre tenía una visión espiritual muy particular influenciada por sus inquietudes por la metafísica, el budismo, la medicina holística y el Reiki, del cual se convirtió en Maestro, fue un apasionado por el servicio, lo que nos transmitió con elocuencia. Fue creyente y la biblia siempre lo acompañó. Eso le permitió una visión muy amplia de la vida, del amor, de la consciencia y de Dios. Es un artista plástico venezolano, Aragueño, apasionado por la naturaleza, el paisaje, las faenas agrícolas y los insectos, que desarrolla una obra dentro de la tendencia figurativa y el paisajismo. Su formación (como Artista, Perito Agropecuario, Entomólogo y Especialista en Control Biológico de Plagas), lo lleva por el mundo de la investigación de los colores y formas de la naturaleza, recibiendo del paisaje y su entorno toda su riqueza, para crear una obra única.

Recordamos a Juan Antonio Andara Nieto, como un hombre extraordinario, multifacético, prolífico, apasionado por la vida, la naturaleza y el arte, con una curiosidad inagotable. Un ser humano muy querido que dejó una profunda huella, en todos los que tuvimos la fortuna de vivir a su alrededor. Una virtud con la que siempre lo recordaremos es su capacidad de transmitir entusiasmo, alegría, motivación e inspirar a su entorno a conectarse con lo mejor de si, con su Grandeza. Esa cualidad le permitió influir positivamente en la vida de muchas personas.

Nos deja un recuerdo imborrable y un legado inmenso que recibimos con amor y nos toca cultivar y hacer crecer. Juan Antonio Andara Nieto, maestro, perito agropecuario con especialización en entomología y control biológico de plagas, piloto comercial y piloto de fumigación, artista plástico, maestro reiki, estudioso de la metafísica y de la medicina holística.

Un homenaje a la vida.

Índice

  • 1 Infancia
  • 2 Estudios
  • 3 Carrera, estilo y reconocimientos
  • 4 Técnica
  • 5 Cómo surgen sus colecciones: La entomología en el arte
  • 5 Cómo surgen sus colecciones: Cacaos de Venezuela

1 Infancia

Juan Andara Nieto nació el 14 de junio de 1943 en El Limón,  Maracay, estado Aragua. Para aquel entonces El Limón quedaba en las afueras de la ciudad. La casa familiar, ubicada al pie del parque nacional Henry Pittier, fue escenario de una vida bucólica, en una estancia rodeada de vegetación exuberante, con un riachuelo y un manantial cruzando el patio. Juan fue el 6to de 11 hermanos, y su infancia transcurrió feliz, jugando y creando cada día con todo lo que aquel ambiente deparaba. Todo ello alimentó un espíritu curioso y creativo y un amor profundo por la naturaleza.

2 Estudios

Desde pequeño mostró inclinación hacia el arte: la música, el dibujo y la pintura. A los 13 años recibe clases de pintura de Alejandro Ríos, quien posteriormente se convertiría en uno de los grandes Maestros de la pintura del país.  Al observar las obras de Juan en acuarela y en creyón,  Ríos se dio cuenta de su talento, invitándolo a pintar en óleo directamente. Allí se inicia su interpretación de la naturaleza y su primer acercamiento al paisaje. Este paso por el taller de Ríos, le permite descubrir una pasión que le acompañaría por siempre. Juan se inscribió en las Escuela de Artes Plásticas de Maracay, que luego se convertiría en la Escuela de Artes Visuales Rafael Monasterios.

Posteriormente tuvo la oportunidad de realizar diversos talleres de arte libre, de arte Integral y un Taller de Artes Gráficas – Calografía también en la Escuela de Artes Visuales Rafael Monasterios de Maracay. Durante toda su vida se formó como artista autodidacta.

Estudió en la Escuela Práctica de Agricultura La Providencia, donde se formó como Perito Agropecuario. Allí fundó un laboratorio de Entomología donde logró reunir más de 5000 especímenes de insectos, en una Colección que sirvió como punto de partida para la formación de las siguientes promociones. Posteriormente se formó como Entomólogo y Especialista en Control Biológico de Plagas en la UCV, donde recibió conocimientos avanzados en ecología y sustentabilidad de cultivos agrícolas.

3 Carrera, Estilo y reconocimientos

 Durante su ejercicio profesional, fundó 4 laboratorios de Control Biológico de plagas ubicados en la Región de los Llanos Occidentales (Portuguesa y Barinas). Entre otros aspectos relevantes recibió visita y asesoría de los entomólogos mas reconocidos del mundo. Esta experiencia la realizó en el marco de un programa nacional de manejo integrado de plagas del cultivo del algodón en Venezuela impulsando esquemas sostenibles de cultivo en la región centroccidental del país. En este contexto brindó asistencia técnica en diversos cultivos, especialmente en el reconocimiento de la biodiversidad natural y agrícola que años después servirán de inspiración para recrear la temática de paisajes agrícolas presentes en gran parte de su obra.

Desarrolla una colección personal de insectos disecados, mariposas y coleópteros, la cual mantiene por muchos años y que constituirá la inspiración para una serie de obras muchos años después.

A partir de allí inicia una fructífera producción artística, a la par de sus actividades técnicas, donde desarrolla un estilo propio, paseándose  por varias tendencias, influido, por artistas de la época. El paisajismo y arte figurativo, el impresionismo, el expresionismo, el puntillismo, el surrealismo, son influencias que recibe para crear un estilo que identifica plenamente su obra.

Su verdadera pasión fue siempre el arte, la pintura, oficio donde su alma de artista entraba en conexión su ser, con su grandeza, ese estado contemplativo y de creación inspirado por la naturaleza,  el paisaje íntegro, silvestre, fértil. Es en este complejo y amplio campo de la pictórica como lo es el paisaje donde el arte de nuestro padre se manifestó en todo su esplendor, plenitud estética a la que llegó cómo artista tras largos años de trabajo profundo e investigación.

Expone su obra por primera vez en una Exposición Colectiva en la Casa de la Cultura de Acarigua en los años 70. Posteriormente, y por aquellos años, hizo su segunda exposición en el parque San Felipe El Fuerte, en San Felipe, Estado Yaracuy. A partir de allí realiza múltiples exposiciones en Venezuela.

A partir del año 2008, ya retirado de su carrera profesional, se dedica de lleno al arte, etapa en la que fue muy prolífico. Funda el Taller de Arte Yagrumo con los artistas plásticos Asdrubal Farías y Germán Trujillo, conforma el Colectivo ConexiónArte con un grupo de 4 artistas y fue Presidente de la Asociación Civil Todos por el Arte. Recibe importantes reconocimientos, entre los cuales destacan las Menciones Honoríficas en dos Salones a nivel nacional, Reconocimiento otorgado por la Fundación ArteRia, por su trabajo de investigación en el rescate del paisaje aragüeño, sumando más de 60 exposiciones, entre Venezuela y el exterior, entre las cuales destacan el Proyecto cultural Internacional Antes Durante Después, concebido y desarrollado por Andartearte, Ricardo Benaim y Daniela Díaz Larralde en Barcelona España, un hermoso Proyecto de largo aliento.

4 Técnica

Sus paisajes nos envuelven brindándonos una experiencia sensorial, casi virtual, como si realmente nos encontráramos dentro del lugar. La naturaleza fue su inspiración, pasión y motivación, con especial énfasis en la interacción entre ésta y el ser humano, en relación a su productividad, sus ciclos biológicos y la participación de los insectos en estos procesos.

Con su visión clásica del paisaje y la técnica clásica de óleo sobre lienzo, nuestro padre recreaba, una exaltación de la naturaleza en todo su esplendor. La luminosidad, el color radiante y la exactitud en los detalles, hacen que sus obras nos permitan escuchar los sonidos del agua, sentir la brisa y transportarnos al lugar escenificado, produciéndose una relación directa entre la obra y el espectador.

En su obra, la perspectiva, lograda mediante distintos niveles de saturación y de luz, ejerce una atracción inevitable, invitando a recorrer senderos amables de gran serenidad y equilibrio existencial.

En palabras del artista “Solo la naturaleza, con su magia y todo lo que ella representa, nos permite entrar en contacto con nosotros mismos y detenernos por un instante, para tomar conciencia de nuestra propia existencia”.

5 Cómo surgen sus colecciones? Colección La Entomología en el Arte.

Nuestro padre es un artista que transformó su trabajo científico en arte, y que tomó de su profesión los insumos para crear arte. Sus obras son una experiencia, un contacto cercano con una energía vital, la misma que imprime en sus paisajes, y que ahora la representa adentrándose en un mundo invisible, recóndito, pero, igualmente, poseedor de una estética que también remueve emociones, pensamientos y sentimientos. Ya no se trata solo de la inmensidad de las grandes extensiones de sembradíos, sino de un acercamiento a un nivel que jamás imaginamos.

Con este enfoque tan sugestivo, es con el que nuestro padre desarrolló la Colección: La entomología en el Arte. Con esta Colección, se apartó un poco de las grandes panorámicas de sus paisajes para ir a explorar este micro universo existente, pero al que no podemos acceder solamente con nuestros sentidos.

Como entomólogo, se internó en las estructuras de los insectos a una micro escala que no es aprehensible para el ojo humano. De ahí que se ha encontrado con una perspectiva original, que resalta la emoción que le produce como artista el poder reconocer en dichas estructuras unas propuestas plásticas muy particulares, con un carácter tan fuerte como conmovedor.

Este acercamiento, de gran dimensión, sobre una parcialidad de realidad a la que nuestro padre le dedicó su vida, permite ver una composición que se catalogaría como abstracta, y, siendo más específico, como una abstracción con inclinación hacia lo orgánico.

Esta es una Colección  dinámica, que refleja una sensación de vida,  con sus temperaturas, saturaciones y texturas, que muestra varios mundos al mismo tiempo, a modo de varias atmósferas; porque cada segmento de color es un mundo en sí mismo, y todo esto ocurre en una parcialidad mínima de la realidad, a la que solo podemos tener acceso visual con recursos tecnológicos. Nos sentimos muy orgullosos de esta, su única Colección Abstracta.

6 Cómo surgen sus colecciones? Colección Cacaos de Venezuela.

Las plantaciones de Cacao desarrolladas en Venezuela tienen diversas características que le dan un valor especial, no solo como cultivo productivo, con su célebre producto, sino como un refugio de diversidad biológica, dada su complejidad vegetal (los cultivos necesitan grandes árboles de cobertura o sombra, lo que le otorga por lo menos 3 o 4 estratos). La forma de cultivo sin insumos químicos sintéticos le permite conservar suelos y aguas.

Además de que la gran cantidad de materia vegetal creciendo fija carbono, siendo entonces áreas que contribuyen a mitigar el cambio climático. Esta complejidad vegetal también le permite mantener una gran resiliencia, elemento clave ante el cambio ambiental global y cuya variedad de formas, luces y colores le hacen ser una fuente de inspiración artística.

El Cacao

Finalmente el cacao es también cultura, de producción, de comercio y de procesamiento, donde el papel de la mujer, es bien reconocido en todas sus etapas. Desde las cultivadoras de Chuao con todas sus tradiciones ancestrales, a las emprendedoras como nuestra querida María Fernanda Di Giacobbe, Eddy Chacón aquí en Cacao Cultura o la Afamada Chef Pastelera Andrea Dopico con sus postres en Paris o Nueva York. Por todo esto y más, podemos considerar al Cacao como motor del desarrollo sostenible, al impulsar riqueza económica, riqueza social y riqueza ambiental, sobre una cultura de vida, alegría y belleza.

En pocas palabras cada vez que impulsamos el Cacao, impulsamos el desarrollo sostenible de Venezuela. Juan Andara se sintió cautivado por todo lo que representa el cultivo del cacao y su procesamiento, de tradición eminentemente femenina, y se enfocó en representarlos en una colección muy especial: Cacaos de Venezuela.

Palabras de Juan Andara Nieto:

(…) Estos paisajes que quedaron indelebles en mi memoria, han servido de inspiración para recrear y festejar en todo su esplendor las hermosas atmósferas de nuestros paisajes, los paisajes venezolanos.

El estudio y el trabajo del paisaje agrícola me hizo enfocar la mirada a los cultivos de cacao, fruto ancestral que resume parte importante de los valores positivos de Venezuela en una cultura de trabajo dedicado y comprometido, con sus frutos variopintos y exuberantes”.

Descripción de un paisaje

En sus obras destaca cada golpe de luz, cada rugosidad y cada degradación como si se estuviera contemplando la escena a cielo abierto; lo que nos permite acercarnos a los riachuelos y experimentar la brisa y el calor ambiental. Cuánta luminosidad, sombras,  texturas y variedad de paletas pueden surgir de la corteza del tronco del árbol de cacao. Solamente con este detalle, el desarrolla una fuerza interpretativa, como si la corteza de la madera fuera una obra en sí misma o un universo independiente de la composición, del conjunto. Lo mismo puede observarse en el fruto del cacao y sus múltiples tonalidades naranjas, rosáceas y carmesí, además de la vegetación reinante.

Pensamientos de Juan Andara Nieto:

La vida del artista se trata de crear siempre y eso es lo que nos mantiene activos y felices. Que viva el proceso creativo.

El arte es mi centro. El arte es colorear la vida, para traer alegría y felicidad, que son los motores de la existencia.

Solo la naturaleza, con su magia y todo lo que ella representa, nos permite entrar en contacto con nosotros mismos y detenernos por un instante, para tomar conciencia de nuestra propia existencia

Es sólo en la libertad individual que el amor y la bondad pueden florecer.

“(…) Su paisaje no es ni viejo ni nuevo. Es tan sólo el paisaje de Andara. Su luz es venezolana, la que ya quisieran tener para ellos los pintores de la vieja y tradicional Europa y el paisaje es nuestro, con aplicaciones que no tienen nada que buscar en círculos o escuelas. Al estar frente a la faena de Andara, nos remitimos al quehacer de un andante, que buscando entre follajes y luces, se topó con los elementos de la composición que lo estaban esperando, para guiarlo y llevarlo de la mano por el buen hacer”.

Aquiles Ortiz Bravo, Revista Intermezzo, 25/05/2014, Diario El Aragueño, Maracay, Estado Aragua, Venezuela