El Gran Cañón, la garganta profunda de América

Crédito: Pinterest
Crédito: Pinterest

Estados Unidos tiene cerca de 500 parques nacionales. Cada cual se caracteriza por un detalle único, por lo que es normal tropezarse con que uno sea más bonito que el anterior. Bien sea un escenario volcánico como el Parque Nacional Los Volcanes o un paraíso verde como el Yosemite National Park. En este artículo te presentamos uno de los más sorprendentes de la costa oeste del país estadounidense. Se trata de la garganta de los Estados Unidos, y por qué no, de América: El Gran Cañón de Colorado.

El Gran Cañón no es únicamente un enorme abismo en el medio de Arizona. Se conforma, en realidad, de varios accidentes geográficos. Son numerosos cañones, barrancos, cerros y mesetas los que le dan vida al paisaje, que puede cambiar de tonalidad dependiendo de la hora del día. Desde cualquiera de sus miradores, se tiene la impresión de estar frente a una infinita red de superficies rocosas.

Gran Cañón
Crédito: Pinterest

En promedio, el Gran Cañón tiene una profundidad de 1300 metros, aunque existen áreas de hasta 2100 m. El curso del río Colorado es el responsable -tras millones de años de erosión- de las cuencas que dan forma a los cañones. Finaliza el trayecto por el Parque Nacional hasta su desembocadura en el lago Mead, a pocos kilómetros de Las Vegas.

Qué hacer en el Gran Cañón

Tal vez sea por las capas que conforman las paredes de los sedimentos, algunas más antiguas que otras, la razón por la que El Gran Cañón se encuentra entre las Siete Maravillas Naturales del Mundo. Lo que sí es cierto es que desde cualquiera de sus puntos, las vistas panorámicas son increíbles. Pero posiblemente la mejor de todas sea la que ofrece el Centro para Visitantes de la Orilla Sur. Un punto bastante accesible que permite observar la magia de Arizona.

El Gran Cañón de Colorado
Crédito: Pinterest

Hacer el recorrido Brigth Angel es otra actividad prácticamente indispensableUna ruta que para los aficionados del senderismo no puede faltar. Generalmente se desaconseja cubrir la caminata entera en un solo día, pues las rutas no son nada sencillas. Al menos la Bright Angel tiene una extensión de casi 20 kilómetros. Es mejor andar despacio y contemplando el paisaje. No se debe dejar de considerar que las pendientes son peligrosas. Y, por si fuera poco, el clima puede ser desfavorable en algunas épocas del año.

En este sentido, también se encuentra la South Kaibab, posiblemente la ruta más famosa. Es más corta que la anterior: no llega a los 10 kilómetros de extensión. Eso sí: se debe tener en cuenta que durante el trayecto no hay zonas sombreadas. Aparte de eso, es necesario llevar el agua por cuenta propia. Por lo demás, las rutas de senderismo en El Gran Cañón son una gran alternativa para explorar las vistas del parque natural.