Elevadores de escalera para minusválidos y personas con movilidad reducida

Los elevadores de escalera para personas con movilidad reducida son una de las principales soluciones de accesibilidad para salvar de manera cómoda y segura prácticamente cualquier tipo de escaleras.

Adhara Ojeda- cortesía/ redaccion@construarte.com.ve

Las escaleras suponen una barrera para las personas que se desplazan en silla de ruedas, para dar respuesta este problema existen varias posibilidades.

Si se trata de unos pocos escalones se pudiese optar por la construcción de una rampa, ojo no cualquier rampa, se tiene que construir una rampa accesible, si no lo que se estará haciendo será añadir una nueva barrera arquitectónica que dificulte el acceso a personas en silla de ruedas y no cumpla su principal cometido.

En este sentido, a la hora de construir una rampa accesible, uno de los puntos más importantes, que no el único, es la pendiente de la misma, que no podrá exceder del 10% en caso de que la longitud de la rampa sea inferior a tres metros, de un 8% en caso de que la rampa esté entre 3 y 6 metros de recorrido, y por último, un 6% en caso de tratarse de rampas con un recorrido de entre 6 y 9 metros.

Para estos casos, o en aquellos que se trate de salvar escaleras más complejas de hasta incluso varias plantas de altura, los elevadores de escaleras con plataforma, suponen una de las principales soluciones disponibles.

Gracias a su sistema de guiado, la plataforma se desplazan siguiendo el recorrido y forma de la escalera, es posible alcanzar recorridos de hasta 20 metros de longitud y salvar escaleras con curvas, escalones compensados o incluso escaleras de caracol.

El sistema de guiado está diseñado para permitir el acceso a personas que se desplazan en silla de ruedas. Aunque también es una opción para aquellas personas que, aunque puedan caminar, tengan algún tipo de movilidad reducida.

De ventajas se trata

Si bien los elevadores de escaleras no son los únicos sistemas de accesibilidad disponibles, sí que presentan una serie de ventajas a tener  en cuenta.

  • Sin duda alguna una de las principales es que un elevador de escaleras para silla de ruedas posibilita subir y bajar escaleras de forma segura y cómoda.
  • Su funcionamiento sencillo y totalmente adaptado, junto a los sistemas de seguridad tanto activos como pasivos se encargan de ello.
  • Su gran versatilidad les permite salvar prácticamente cualquier tipo de escalera, para ello, tan solo será necesario un ancho mínimo de escalera de entre un metro a metro quince centímetros en función del modelo y forma de la escalera.

  • Por otra parte, existen modelos totalmente preparados para su instalación en el exterior. Los cuales se fabrican con materiales anticorrosión y con elementos electrónicos provistos de protecciones especiales para la intemperie.
  • Pero una de sus principales ventajas, es que, a diferencia de otras soluciones, no son necesarias la realización de obras ni reformas adicionales para su instalación, lo que repercute en una instalación más rápida y a un precio más asequible al bolsillo.