Empanada gallega, historia y tradición en un plato

empanada gallega
(Crédito: Wikimedia Commons)

La empanada gallega es una variedad de empanada muy popular en la cocina gallega y que forma parte de una de sus identidades. La primera empanada de la que se tiene referencia es de pollo y champiñones.

Es una preparación culinaria que se ofrece en los municipios de Galicia en las ocasiones de fiesta y romería. Suele prepararse con diversos contenidos en su interior, todos ellos procedentes de las costas y tierras gallegas. Se puede servir fría o caliente.

Se conocen las empanadas en Galicia desde la época de los godos en el siglo VII donde se decretan normas para su elaboración. La empanada era comida idónea para viajantes, por ser una preparación ya tapada y permitiendo evitar el contacto del interior con el polvo de los caminos. Las empanadas gallegas aparecen ya talladas en el siglo XII en el Pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela.

(Crédito: Wikimedia Commons)

La masa de la empanada lleva harina de trigo (similar a la empleada para la elaboración del pan), manteca de cerdo y agua.​ Esta masa de textura fina. Suele elaborarse en un molde de unos veinte o treinta centímetros de diámetro.

En algunas ocasiones, puede haber masas elaboradas con harina de maíz (en algunos municipios de las Rias Bajas). El relleno suele elaborarse de diferentes contenidos, previamente se elabora un sofrito de cebolla y pimientos. A diferencia de otras empanadas, la empanada gallega no lleva generalmente tomate en su sofrito. Al cerrarse en el molde se introducen al horno, las formas de las empanadas son diversas, generalmente de forma rectangular o redonda. Se suele servir recién hecha o fría, cortada en porciones y servida como apertivo o tapa.

¿Cómo hacerla?

(Crédito: Wikimedia Commons)

Ingredientes

Relleno

  • 2 Tazas de agua
  • 1 Pollo grande o 8 pechugas con hueso
  • 3 Pimentones verdes
  • 1 Pimentón rojo
  • 6 Dientes de ajo
  • 1/2 Taza de aceite de oliva
  • 2 Hojas de laurel
  • 1/4 Cdta. de azafrán en polvo ó 10 hebras de azafrán
  •  Sal y pimienta negra recién molida al gusto

Masa

  • 3 Tazas de harina todo uso
  • 3 Cdtas. de levadura
  • 3 Tazas de agua templada
  • 1 Cdta. de sal
  • 2 Yemas de huevo para barnizar la masa
  • 2 Cdtas. de aceite de oliva

Instrucciones

(Crédito: Wikimedia Commons)

Relleno

  1. Sudar el pollo picado sin piel o las pechugas con hueso en dos tazas de agua. Agregar sal y unas hierbas frescas: cebollines, perejil, hojas de ajoporro, etcétera. Al estar cocido, sacarlo y desmecharlo en trozos medianos.
  2. Preparar un sofrito en una sartén. Colocar aceite de oliva, los ajos machacados, las cebollas cortadas en tiritas, los pimentones verdes y el pimentón rojo cortados en tiritas.
  3. Añadir las hojas de laurel, el pollo desmechado, y el azafrán disuelto previamente en un poco de aceite de oliva para que suelte su color.

Masa

  1. Colocar el agua templada con la levadura en un molde.
  2. Mezclar la harina con la sal en un recipiente aparte, y agregar el agua con la levadura. Unir hasta que quede una masa homogénea. Dejar reposar por una hora.
  3. Dividir la masa en dos partes.
  4. Enmantequillar una bandeja para hornear y espolvorearle harina. Extender la masa con un rodillo y se coloca en el fondo de la bandeja.
  5. Cubrir con el relleno de pollo. Extender la otra mitad de la masa nuevamente utilizando el rodillo y ponerla encima. Hacerle agujeros a la masa con un tenedor.
  6. Mezclar las yemas de huevo con el aceite de oliva. Barnizar la superficie de la masa para que dore.
  7. Hornear a 350º F durante treinta minutos aproximadamente.