Escuela Bauhaus: la clave de la arquitectura moderna

Desde un primer instante, las ideas que asentaron la escuela Bauhaus se opusieron a la Revolución Industrial. Sus inicios se remontan al siglo XIX, de la mano de ideales que pretendían explotar el potencial de los artesanos. Para figuras como el diseñador inglés, William Morris precursor del movimiento artístico de Arts & Crafts, las máquinas no eran más que objetos carentes de alma. Y el alma es para el arte, un motor de impulso. Estas mismas premisas asentaron el comienzo de la escuela Bahaus, fundada en el siglo XX por el arquitecto alemán Walter Gropius.

Aunque más tarde la escuela Bauhaus terminó por adaptarse a la industrialización, el propósito artístico se mantuvo. Parecía que para Walter Gropius, el proceso creativo debía nacer a partir de un despertar de todas las demás artes. Sus alumnos, al empezar en la escuela, recibían 6 meses de instrucción en diferentes disciplinas artísticas. Entre las que se encontraban pintura, fotografía, diseño de muebles, escultura y cerámica. Si el objetivo era definir el rumbo y las influencias de cada uno de los estudiantes, lo acababa consiguiendo.

Escuela Bauhaus
Cortesía de Wikicommons

Influencia de la escuela Bauhaus

Tanto el arte como la artesanía eran las bases primigenias de la escuela Bauhaus. Los profesores, de hecho, eran versados en estas áreas. En su mayoría, pintores afanados por el color, las formas, la composición y los principios estéticos. Los métodos de enseñanza que se implantaron en la escuela Bauhaus son los mismos que se mantienen hoy en día para el diseño y la arquitectura. Una disciplina basada principalmente en la práctica, pero que no por ello deja de contar con maestros teóricos. Había que unificar la imaginación con el conocimiento práctico de los artesanos.

Walter Gropius quería crear una nueva forma de diseño. Su intención era conciliar la arquitectura, el arte y el cuidado de cada pieza. Más tarde, la escuela Bauhaus se convirtió en un movimiento artístico. Sin embargo, tuvo un mayor impacto en la arquitectura, el diseño industrial y gráfico, antes que en otras áreas. En realidad, se encargó de establecer una nueva estética en cuanto a arquitectura se refiere.

Estilo de la escuela Bauhaus

El estilo de la Bauhaus, de apariencia simple, se compone de los colores negro, blanco, gris y un poco de rojo. Las formas geométricas imperantes son las básicas: cuadrado, triángulo y círculo. La escuela Bauhaus se centra, ante todo, en la funcionalidad de los ornamentos. Los adornos quedan relegados a un segundo plano, si es que no son inexistentes. En este sentido, tanto la arquitectura como el interiorismo son igualmente importantes. Podría decirse que es en la escuela Bauhaus cuando tiene inicio el concepto que introdujo el minimalismo: “menos es más”.

Su influencia traspasó la barrera del siglo XX, pues acabó al comienzo del régimen nazi. No obstante, adondequiera que observes, notarás la presencia de Bauhaus. Hoy en día, desde los artículos del hogar, los muebles, las fachadas de las casas hasta las formas de los edificios están impregnados de la escuela de Walter Gropius. ¿Qué habría sido de la arquitectura moderna sin la escuela Bauhaus? Tal vez no lo averigüemos jamás.

Escuela Bauhaus
Cortesía de Wikicommons