Espectacular Torta Red Velvet

Gabriela Trillo Aguilar / redaccion@construarte.com.ve

Un pastel de terciopelo rojo. Este nombre probablemente cause curiosidad, debido a que la palabra “terciopelo” no se utiliza comúnmente para denominar preparaciones culinarias. El detalle, es que la Red Velvet, como se conoce comercialmente esta torta, es un postre único y su nombre simplemente responde a esta característica.

Según algunos testimonios, los pasteleros de hace dos siglos atrás, usaban harina de almendra mezclada con algo de proteína, con esto obtenían una textura más fina en los pasteles que llamaban el efecto “aterciopelado”.

Aunque no se sabe a ciencia cierta cuál es el origen de esta preparación, algunas historias adjudican su creación al chef James Beard en 1972, cuando en su famoso libro James Beard’s American Cookery describe las recetas de tres pasteles de terciopelo rojo. Otras versiones, aseguran que el famoso Red Velvet Cake proviene del hotel en Nueva York Waldorf-Astoria de los años 30, sin olvidar aquellos que prefieren creer que los restaurantes y pastelerías de la cadena de centros comerciales Eaton’s, son los autores de esta exquisita torta de color rojo preparada en capas, y cubierta de un glaseado de queso cremoso o roux cocinado.

El sabor de este postre es maravilloso, a continuación la receta del reconocido chef venezolano César González para prepararlo:

Ingredientes:

  • 125 gramos de mantequilla.
  • 275 gramos de azúcar.
  • 2 huevos.
  • 280 gramos de harina de repostería (o harina común tamizada).
  • 15 gramos de cacao en polvo.
  • 1 cucharadita de polvo para hornear.
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • ¼ de cucharadita de sal.
  • 240 gramos de buttermilk o suero de leche (en Venezuela, crema de leche, pero no la que se usa en postres).
  • 2 cucharadas de colorante rojo.
  • 1 cucharadita de vinagre blanco.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.

Preparación:

  • Precalienta el horno a 170 ºC.
  • Tamiza y reserva en un bowl la harina, el cacao en polvo, el polvo para hornear, el  bicarbonato y la sal.
  • Mezcla el buttermilk, o suero de leche o crema de leche (pero no la de repostería), con el colorante rojo, el extracto de vainilla, el vinagre y reserva.
  • Bate la mantequilla con el azúcar hasta que haya blanqueado y consigamos una mezcla esponjosa.
  • Añade los huevos, uno a uno (no añadas el siguiente hasta que el anterior se incorpore totalmente). Continúa batiendo 1 minuto después de cada huevo.
  • Añade a esta mezcla los ingredientes secos que teníamos reservados en tres veces y los líquidos en dos veces, comenzando y terminando con los secos.
  • Se lleva la mezcla al molde previamente engrasado.
  • Hornea durante 25-30 minutos, o hasta que al insertar un palillo éste salga limpio.
  • Deja enfriar los moldes sobre una rejilla durante unos 15 minutos.
  • Pasado este tiempo, saca el bizcocho del molde y déjalo enfriar durante al menos 45 minutos.
  • Cuando esté totalmente frío, envuelve en papel film y déjalo reposar en la nevera durante la noche.
  • Al día siguiente, estará más asentado el sabor y la textura del bizcocho.