Explorando los grandiosos llanos venezolanos

Gabriela Trillo Aguilar / redaccion@construarte.com.ve

Venezuela es un país que se caracteriza por su diversidad en bellezas naturales:     playas, montañas, y extensas llanuras son algunas de las maravillas que puedes encontrar en este hermoso país.

Los llanos venezolanos, albergan un millón de particularidades y desde siempre han sido fuente de economía gracias a las diversas actividades agrícolas y petroleras que allí se desarrollan.

Conociendo Venezuela                          

Guárico, Cojedes, Portuguesa y Barinas son algunos de los estados que te regalan hermosos amaneceres y atardeceres entre sus inmensas sabanas. Casi siempre, resulta sorprendente ver como el cielo se pinta de colores en momentos cruciales del día, una experiencia que se torna inolvidable para cualquiera que visite estas regiones.

Las estaciones de lluvia y de sequía están muy marcadas según la época, y gracias a que los climas húmedos y cálidos preponderan y aparecen sin avisar, es recomendable llevar vestimenta que te proteja del sol y también de las precipitaciones, en caso de ir como turista a conocer estas despampanantes tierras.

Naturaleza y más naturaleza       

Ante tanto hábitat natural, la fauna y flora se puede observar en su mayor esplendor, desde aves, insectos y reptiles hasta los más espectaculares mamíferos y peces.  Por supuesto, el ganado suele ser protagonista en estas locaciones campesinas, en las que por ejemplo, hay numerosos grupos de vacas y toros.

   

Asimismo, recorrer los extraordinarios llanos de Venezuela, es disfrutar de una enorme diversidad en cuanto a flora se refiere. Es tener una cercanía indescriptible con la naturaleza.

Estas zonas de Venezuela son sumamente valiosas, y es precisamente porque sus paraísos naturales se combinan con una serie de tradiciones, que dan un resultado impresionantemente atractivo tanto para venezolanos como para extranjeros.

Si visitas esta espectacular joya venezolana, disfrutarás de cabalgar a caballos, ver como arrean el ganado, y por supuesto, degustarás exquisitas carnes en vara y otras comidas típicas de la región. Y por si fuera poco, si mezclas todo esto con los imponentes paisajes, los llanos se convierten en un destino de ensueño, que por cierto, muchas agencias turísticas se encargan de enseñarte a la perfección con divertidas excursiones.