Funche Margariteño

El funche es una comida hecha de harina de maíz hervida, con origen de Italia y también muy típica de Austria, sur de Francia y Suiza. También es muy consumida en Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, Brasil, Perú, Venezuela y Cuba.  

El funche llega a Venezuela con la migración de africanos y a medida que fue pasando el tiempo se fue adaptando a las necesidades de cada cual.“En épocas pasadas fue una alimentación muy característica de las poblaciones pobres”, explica Maritza Landaeta, nutricionista y directiva de Fundación Bengoa.Anteriormente, el funche era preparado con manteca de animales y coco pero en los años 50 se empezaron a utilizar otras grasas como el aceite vegetal.

Puede prepararse con aliños o carnes para mejorar el componente nutritivo. Económico y nutritivo El funche es un plato realmente económico y que puede prepararse de diferentes formas, sobre todo ante la actual situación del país donde conseguir los alimentos básicos es difícil y costoso y se hace obligatorio buscar otras alternativas.“En Venezuela los platos preparados con maíz son muy económicos y se pueden hacer distintas preparaciones según los gustos de cada persona”, expresa Landaeta.

La polenta o funche, como se conoce más en Venezuela, ha sido incorporado a los guisos. El más conocido se hace con pollo. En el Oriente y Occidente del país también lo preparan con sardinas. Es un alimento que tiene muchas calorías (cada 10 gramos son 900 calorías), grasas y fibra que es aportada por la harina de maíz.

El funche venezolano es una receta que hemos decidido rescatar de la cajita de los recuerdos, ya que aunque en su momento fue un ingrediente muy importante en los platos venezolanos, desde hace largo tiempo su fama ha ido desapareciendo. El funche típico de Venezuela es un pastel horneado hecho a base de maíz, relleno de guiso de alguna carne, pollo, pescado o cochino. También se pueden combinar las proteínas a usar. Funche criollo

NGREDIENTES 

  • 3 tazas de harina de maíz precocida o de masa especial para funche
  • 2 tazas de caldo de pollo o agua
  • 2 cucharadas de mantequilla o margarina
  • 1 cucharadita de onoto
  • 1 cucharada de papelón
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 huevos

PREPARACIÓN DE LA MASA

En un recipiente agregar el caldo o pollo, la mantequilla derretida para mezclar con onoto, sal y papelón. Mezclar muy bien, mientras se va agregando la harina precocida. Remover todo el tiempo. Cuando ya se ha hecho una masa compacta, agregar los huevos y continuar amasando hasta que se obtenga una masa suave y brillante. Dejarla reposar por 5 minutos. Para finalizar, agrega los huevos y continúa amasando hasta que logres que la masa sea suave, consistente y brillante.

PREPARACIÓN FINAL

Precalentar el horno a 180 ºC y untar un molde con mantequilla o margarina. Dividir la masa en dos partes: La primera parte debe ser más grande que servirá como base y la otra más pequeña que será la tapa. Con la parte más grande, cubrir la base y las paredes del molde extendiéndolo con ayuda de los dedos. Un tip: Humedecer los dedos en agua hace más fácil el manejo de la masa. Rellenar con un guiso de cualquier carne e intentar que quede bien distribuida. Con lo que queda de masa hay que cubrir el guiso. Procurar cerrar bien. En el centro hay que hacerle un huequito para que salga el vapor. Colocar en el horno por aproximadamente una hora o hasta que la superficie esté dorada y crujiente. Cuando falten unos 20 minutos antes de acabar el horneado, se le puede añadir mantequilla con una brocha por toda la superficie. Lo hará más rico y crujiente. Sacar del horno y dejar reposar unos 10 minutos antes de retirar del molde.