Galipán, un refugio de la naturaleza en el Ávila

Sembrado en la vertiente norte del parque nacional el Ávila, Galipán es una comunidad rural de unos 2500 habitantes o galipaneros, que deben su nombre a una antigua tribu indígena que habitaba la zona, llamada “Galipa”.

Galipán es santuario natural, ubicado en el corazón del Ávila, la montaña más imponente de la cordillera de la costa que finalmente se une con la cordillera de los Andes, los antiguos pueblos indígenas también lo veneraban y la bautizaron con el nombre de Guaraira Repano (tierra de dantas).

Los galipaneros son gente muy amable y cordial. Fueron famosos en un principio por sus cultivos de flores, orquídeas, tulipanes, girasoles, calas lirios y muchas más. En Galipán, se puede disfrutan desde sandwiches de pernil, fresas con crema, dulces criollos, posadas, hasta restaurantes de alta cocina, así como también del único museo ecológico del país que expone obras hechas con piedras marinas puestas en equilibrio.

No olvide su cámara fotográfica, abra todas las ventanas del carro y déjese llevar por los aromas del paisaje, el aire fresco de montaña, en la vía hacia Macuto no deje de visitar La piedra de la Virgen, un monumento a la fuerza de la naturaleza, también pueden comer frutas silvestres en la carretera la cual se asemeja un poco a la del parque nacional Henry Pittier.

A pesar de estar a tan solo 22 km de Caracas, cuenta con unos paisajes montañosos que lo hacen sentir a uno muy pero muy lejos del ruido citadino. Se puede acceder por San Bernardino, muy cerca de la Quinta Anauco, la carretera es segura y asfaltada.

Otra forma de llegar es por la vertiente norte del litoral y por la vertiente sur, desde Caracas. La forma más usual es recorrer (a pie o con vehículo rústico de doble tracción) la empinada carretera que comienza en el “pie del cerro”, ubicado en la avenida Peñalver entre San Bernardino y Cotiza, en Caracas, la cual llega hasta la propia cima donde se halla el Hotel Humboldt.

Sus posadas y sus ambientes relajantes, hace de Galipán un gran destino para visitar en familia o en pareja para un fin de semana de desconexión de la cotidianidad y reencuentro con la naturaleza.