¡El gris llegó para quedarse!

Alexandra Clisánchez

No es un secreto para nadie, que la sala es una de las zonas más visitadas por todos los miembros del hogar e invitados. Por ello, la decoración para estos espacios debe centrarse sobretodo en el descanso, para que sea un lugar acogedor y agradable donde se pueda pasar ratos relajantes y de diversión cada día.

Por lo tanto, debemos procurar que la sala sea un lugar tranquilo, ya que es el sitio que nos acoge después de un largo día o jornada laboral, por eso es necesario evitar los colores demasiado vibrantes en las paredes, para que no resulte agobiante. Te preguntarás, ¿cuál tonalidad es la adecuada? Uno de los colores tendencia en la actualidad para darle vida a las salas, es la gama cromática de grises.

Muebles de salon comedor Clever Two

El color gris es un color perfecto, porque es un color neutro, es elegante y combina con prácticamente todos los colores. La paleta de grises es muy extensa, y puedes elegir desde grises más oscuros a grises más claros que se adapten al estilo decorativo de tu hogar. ¡Atrévete! y otorgarle personalidad y estilo al espacio más concurrido de la casa con esta tonalidad:

Iluminación y Profundidad

El gris por ser neutro, sirve para destacar la iluminación, aporta sofisticación y modernidad a la decoración, y combinado con el blanco, aportará mucha luz y espaciosidad. Si lo que  quieres es conseguir que tu salón gane profundidad, un gris oscuro en una de las paredes es lo ideal, y queda muy bien con los colores cálidos como los blancos y los cremas.

Elegancia o Comodidad

Si lo que buscas es transformar tu sala en un espacio elegante, puedes combinar diferentes tonos de grises cálidos ya que esta gama cromática es sofisticada y dota al ambiente de mucha clase. Por ultimo, los grises claros son fantásticos para conseguir una sala cómoda y acogedora, puedes darle aún más calidez pintando una de las paredes en un tono crema.