Hábitos para desarrollar y mejorar tu inteligencia emocional

Redacción: Lcda. Victoria Bracho

Gestionar hábitos y en pro de controlar los sentimientos de uno mismo y utilizarlos como guía para el pensamiento y la acción, es lo que se denomina como Inteligencia Emocional; una valiosa cualidad que nos convierte en personas más capaces y dispuestas a afrontar los problemas que la vida nos presenta. Según los autores del libro “Inteligencia Emocional 2.0”, Travis Bradberry y Jean Greaves, solamente el 36% de las personas consiguen identificar sus propias emociones.

En el proceso de buscar desarrollar esa inteligencia emocional, es vital Observar la manera en la que nuestras emociones afectan a nuestras acciones, evaluar cómo de imparciales y justos somos, si somos consecuentes con lo que pensamos y lo que hacemos, nos ayudará a conocernos mejor a nosotros mismos y a moldear nuestras acciones sin ser completamente controlados por nuestras emociones. Es importante aclarar que esto no se logra de la noche a la mañana, pero al reconocer ciertas acciones o actitudes de nosotros mismos, y en el querer buscar hacer las cosas cada vez mejor y vivir de una forma más armoniosa con nuestro entorno, quienes nos rodean y nosotros mismos, se esta dando el primer paso para conseguir desarrollar o mejorar nuestra inteligencia emocional.

Controla tus emociones negativas

El saber controlar nuestras emociones negativas es uno de los puntos más importantes en la Inteligencia Emocional, no se trata de nunca tener emociones negativas, se trata de saber identificarlas y canalizarlas. Es por esto que es súper importante estar conscientes de lo que pensamos y de lo que sentimos.

En este orden de ideas podemos mencionar un ejemplo, puedes empezar por analizar cómo reaccionas ante las personas, ¿tiendes a pensar negativo de ellas o a tener prejuicios o estereotipos? Esto es importante que lo analices, pues así te podrás dar cuenta como tienes ideas negativas preconcebidas y que te es muy fácil aceptar actualmente sin siquiera cuestionarlas. También dentro de este punto se encuentra nuestra tendencia a pensar negativo acerca de las situaciones o de la gente en general, por ejemplo, si sucede algo tendemos a pensar que la gente lo hizo a propósito o tomamos a mal lo que nos dicen sin analizar las circunstancias.

Evitar personalizar o tomar las cosas personalmente, no todo se mueve alrededor de nosotros, así que el comportamiento de terceros muchas veces, si no es que la gran mayoría de las veces no tiene nada que ver con nosotros. Si recordamos esto continuamente podemos ver las cosas objetivamente, afrontarlas de una mejor manera y vivir incluso más felices.

Aprende a manejar el estrés

inteligencia emocional

El manejo del estrés y encontrar la forma de reducir los niveles poco saludables de estrés es una habilidad que es realmente importante que desarrollemos. El estrés, la tensión y la ansiedad son muy comunes en la actualidad, muchas personas sufren de enfermedades causadas por el estrés, por lo que es inminente que hagamos algo para manejarlo. Buscar actividades recreativas, tiempo al aire libre, realizar ejercicio e incluso meditar pueden ser algunas de las herramientas que te ayuden a mejorarlo y desarrollar también una mejor inteligencia emocional.

La Comunicación

inteligencia emocional

En la búsqueda de crear hábitos adecuados para nuestra inteligencia emocional el expresarte de manera directa y asertiva te ayudará a tener una comunicación más clara con las personas con las que convives día a día, lo cual te ayudará a tener relaciones personales más cercanas y más honestas. Esto a su vez te ayuda a tener una mejor autoestima pues eres capaz de expresar realmente tus necesidades y lo que estás pensando de forma adecuada y la gente responderá de forma positiva.

Expresa tus pensamientos negativos de forma positiva. No está mal que te enojes o que te sientas diferentes emociones, pero siempre tienes que ser respetuoso cuando quieras comunicarte.

Sé optimista

 

inteligencia emocional

 

Personas con alta inteligencia emocional son siempre más optimistas que otras. No se abalan ante situaciones complicadas y afrontan los problemas con la certeza de que serán capaces de superarlos. Aprovechan los momentos difíciles para aprender y crecer personalmente y prestan atención a las buenas cualidades de las personas, en lugar de concentrarse únicamente en los defectos y juzgar de forma preconcebida. Tú eliges por qué ventana ver la vida, y cultivar este enfoque sólo traerá beneficios a tu vida, una manera para llegar a ello es conectarnos con la gratitud, recordar todo lo positivo que tenemos en el presente y seguir adelante siempre con la mejor actitud.