Hogares de bioconstrucción para vidas maltratadas

Mónica Oltra con las integrantes de la asociación Mujeres con Voz de la Marina Baixa.

La asociación Mujeres con Voz, con la ayuda del Ayuntamiento de Finestrat, impulsa la construcción de diez viviendas ecológicas -hogares de bioconstrucción- para víctimas de violencia de género y en riesgo de exclusión en la Marina Baixa

El colectivo busca ahora el apoyo de la Generalitat para ampliar su iniciativa

Además de reivindicativas, las integrantes de Mujeres Con Voz son, además, resolutivas. No solo acuden ante las instituciones para reclamar políticas igualitarias o exponer las carencias que tienen las víctimas de violencia de género sino que inician acciones en busca de soluciones. Suya es la iniciativa de construir viviendas bioclimáticas destinadas a acoger a mujeres maltratadas o en riesgo de exclusión social. Un hogar sostenible, autosuficiente y confortable y seguro para aquellas que más lo necesitan cuando más lo necesitan.

Aunque más que una iniciativa es casi un hecho. Ya hay proyecto redactado, planos dibujados y hasta suelo donde construirlo. De hecho según la presidenta de Mujeres Con Voz, Margarita Luján, su ejecución es prácticamente inminente. El colectivo está ahora en fase de recogida de fondos que se materializará a través de convenios con los ayuntamientos de los Municipios de la Marina Baixa que comenzarán a firmarse en las próximas semanas y de aportaciones que ha conseguido la asociación de empresas y donaciones privadas. «Si todo va según lo previsto, queremos que la construcción pueda iniciarse en el mes de mayo. Estas viviendas son una realidad inminente», asegura Luján.

El proyecto se compone de una primera serie de diez viviendas de 80 metros cuadrados cada una, perfectamente equipadas y distribuidas en dos habitaciones, baño, cocina, salón comedor, terraza y jardín.

Su singularidad radica en su construcción completamente ecológica. Tendrán una apariencia convencional pero serán casas de bioconstrucción, es decir, se empleará para ello sacos de tierra y adobe. «Por fuera son igual que una vivienda normal, con todas las comodidades, pero de diferente construcción. Es un proyecto muy bonito», añade.

El enclave

Además el objetivo de Mujeres Con Voz es que las viviendas sean totalmente ecológicas y autosuficientes y así se recoge en el proyecto con la instalación de placas solares y un molino porque «queremos no depender de ninguna compañía eléctrica».

Este complejo ya tiene ubicación definida gracias a dos parcelas que ha cedido el Ayuntamiento de Finestrat y que están ubicadas en el sector 14 entre el bulevar comercial y la zona de La Cala. Los dos solares de uso dotacional se sitúan entre las calles La Caxola y Benimantell; fueron cedidos en 2011 a la Generalitat Valenciana para que construyera allí viviendas de alquiler social para jóvenes. Pero pasaron ocho años y el Consell no definió proyecto alguno para los terrenos el ayuntamiento decidió en octubre del año pasado recuperar el derecho de superficie para destinar este suelo a fines sociales.

Al conocer el proyecto de Mujeres Con Voz y tras mantener varias reuniones para valorar su viabilidad finalmente el municipio decidió que esas parcelas eran idóneas para dar un hogar mujeres víctimas de violencia de género o en riesgo de exclusión social.

Este complejo ya tiene ubicación definida gracias a dos parcelas que ha cedido el Ayuntamiento de Finestrat y que están ubicadas en el sector 14 entre el bulevar comercial y la zona de La Cala. Los dos solares de uso dotacional se sitúan entre las calles La Caxola y Benimantell; fueron cedidos en 2011 a la Generalitat Valenciana para que construyera allí viviendas de alquiler social para jóvenes. Pero pasaron ocho años y el Consell no definió proyecto alguno para los terrenos el ayuntamiento decidió en octubre del año pasado recuperar el derecho de superficie para destinar este suelo a fines sociales.

Al conocer el proyecto de Mujeres Con Voz y tras mantener varias reuniones para valorar su viabilidad finalmente el municipio decidió que esas parcelas eran idóneas para dar un hogar mujeres víctimas de violencia de género o en riesgo de exclusión social.

La semana pasada se anunciaba la cesión en un encuentro en el que el alcalde, Juanfran Pérez, la presidenta, Margarita Luján, la Vicepresidenta, Maite Rivera, la arquitecta de Lemon Studio, Ángela Rodríguez, y el arquitecto municipal, Francisco Monzó.

Ahora es necesario que el pleno, que se celebrará a final de mes, apruebe el acuerdo para poder firmar el convenio. Una vez salvado el trámite el proyecto se presentará oficialmente en sociedad a principios de febrero y posteriormente se irán sucediendo las firmas de convenios con los distintos ayuntamientos de la comarca para conseguir fondos. Con muchos de ellos ya hay un preacuerdo para destinar partida presupuestaria para hacer posible la construcción de estas viviendas.

Más ayudas

Pero no solo recibirán financiación municipal, Mujeres Con Voz acudía la semana pasada hasta el Palau de la Generalitat con los planos bajo el brazo para mantener una reunión con la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, y tratar de sumar apoyos a su iniciativa. Aseguran desde el colectivo que la idea fue muy bien recibida por Oltra y que se comprometió a brindar ayuda. «El proyecto le ha encantado porque es muy innovador ya que aquí por la zona no hay viviendas de estas características y nos dijo que lo va a estudiar y que contemos con su ayuda», dice la presidenta del colectivo, que ha quedado a la espera de recibir contestación de la vicepresidenta.

La ayuda autonómica sería muy importante pero no será imprescindible porque la asociación ya tiene una previsión de fondos. «Las viviendas se van a hacer sí o sí porque llevamos mucho tiempo trabajando en ellas y tenemos los planos, el proyecto redactado y el compromiso de muchas entidades que nos van a aportar fondos. Además queremos convocar una reunión con todos los empresarios de la zona de la Marina Baixa para que nos ayuden y se sumen al proyecto», afirmó Luján.

Este es el primer objetivo: diez viviendas, pero Mujeres Con Voz ya avanza que no se va a conformar con eso y que va a luchar conseguir más. Aunque admiten que «hace falta mucho dinero», también señalan que este tipo de inmuebles «tienen una construcción muy fácil de hacer» por lo que esperan que el número de viviendas pueda ir aumentado en un futuro.

La reunión que mantuvieron la semana pasada Mónica Oltra y Mujeres Con Voz así como representantes del Consejo Comarcal de Igualdad de la Marina Baixa sirvió también para que los colectivos feministas reclamasen a la vicepresidenta apoyo para promover un cambio en la ley de violencia de género.

Consideran que la ley tiene carencias y piden que se incluya a cualquier agresor sexual que atente contra una mujer independientemente de si han sido o son pareja. «Ahora mismo la ley dice que solo se considera violencia de género si el agresor es la pareja o ex pareja de la víctima y nosotros creemos que debe incluirse cualquier agresor», explica Margarita Luján. Oltra atendió la reivindicación pero recordó que depende del Gobierno central.