El integracionismo de Álvaro Gómez

El marabino y artista plástico Álvaro Gómez, a sus 66 años de edad, recuerda con satisfacción su primera exposición realizada hace 44 años en la galería Tolouse Lautree de Maracaibo, estado Zulia, y  dirigida por Omar López -“puedo afirmar que a través de él muchos jóvenes artistas nos dimos a conocer a nivel regional y nacional”- manifestó Gómez. Hoy, más de cuatro décadas después, ha participado en más de 100 exposiciones colectivas e individuales.

De que lado esta el mundo
De que lado esta el mundo

Para Álvaro, el malecón de Maracaibo fue su primer acercamiento al arte. Con una sonrisa nostálgica, confiesa que durante su niñez lo llevaban muy seguido. “Veía mucho color, el  vestir del pueblo, los contrastes en su ropa, la manera como se pintan las piraguas y cayucos; el alboroto que se origina en ese comercio informal, los gritos, cada quien saca su clase para distinguirse, la gaita sonando, un grupo tarareando los versos de Armando Moleiro o Ricardo Aguirre cantando a la Chinita, y por allá en el lago, los pájaros buchones, lanzándose en picada, atrapando su pez.  Esa idiosincrasia sana y libre es el hecho curioso y mágico que sembró el arte en mi vida”.

Alvaro Gomez 4

Técnica mixta

La obra de Gómez es altamente humanista, en cada una de sus piezas suele fusionar diversos elementos: oleos, acrílicos, plumilla, pasteles, creyones, grafitos, dando como resultado una “técnica mixta, que  juega un papel muy importante para crear”, expresó el creativo.

“Siempre me ha preocupado la manera como vivo y mi entorno, de tal manera que con esta aceleración de multiplicarnos como seres humanos, plasmé en mi universo de imágenes, la falta de espacio, apareciendo los paisajes, habitaciones, la ciudad y carros apretujados de gentes. Seguí observando el mundo y fui expresando la unidad, fraternidad e integración de las sociedades que hoy es el tema más preocupante para mi trabajo artístico”. 

A donde esta la paz
A donde esta la paz

¿Qué lo inspira?

Soy un artista de tiempo completo y mi musa es el trabajo, las observaciones, la soledad, la paz, la inocencia, el hambre, los niños en las calles hambrientos sin poder disfrutar su niñez, la explotación del hombre, la explotación de los galeristas hacia los artistas, la inseguridad que nos borra la vida… allí esta mi musa llamándome, abriéndome los ojos a cada instante.

¿Mientras realiza su proceso creativo, práctica algún ritual o hábito?

Sí, tengo el hábito de limpiar el lugar donde voy a trabajar a cada momento; pisos, paletas, pinceles, trapos, entre otros, ya que me incomoda llenarme las manos de colores, es decir, limpiar lo limpio, para no limpiar lo sucio jajaja…

¿Existe alguna corriente artística dentro de la cual podría calificar su trabajo?

Hay tantas corrientes que se han creado, que la que más se ajusta a la manera de expresarme en el arte es el integracionismo.

¿Qué es el arte?

Es una pregunta muy compleja, porque desde la aparición de imágenes en las cavernas de Altamira y otros lugares, se ha venido aplicando diferentes conceptos del arte hasta estos tiempos. Yo me apego a los que piensan que el arte es una habilidad y virtudes que tenemos los artistas para plasmar las necesidades de la expresión de la vida, como la unidad, fraternidad e integración, dotando estos conceptos de la belleza, de lo sublime o lo grotesco.

Proyectos

Este año el artista participo en una exposición colectiva en la Galería de Artes Visuales de la Universidad José Antonio de Valencia. Exposición integrada por destacados artistas, conocidos regional, nacional e internacionalmente. Además, tiene previsto la realización de una exposición en Florencia– Galería Mentana, próximamente.

Alexandra Clisánchez.