Islas artificiales, maravillas de la ingeniería civil

Islas artificiales en Dubai
Crédito: bajoelagua

Isabella Marinelli C. / redaccion4@construarte.com.ve

La ingeniería ha generado diversas facilidades para el hombre desde tiempos inmemorables. En este sentido, se ha encargado de acondicionar el entorno en el que las actividades humanas se desarrollan. Hoy en día, los avances en materia de construcción son tales que la creación de islas artificiales no solo es posible sino que en las últimas décadas se ha popularizado en países como Japón y China.

Tal y como su nombre indica, se trata de islas que han sido levantadas por la mano del hombre, y no a través de procesos naturales.

Pese a que este método se ha vuelto más conocido por su presencia en Dubai, existen antecedentes alrededor del mundo entero que se remontan a muchos años atrás. Así que, lejos de lo que parece, no se trata de una hazaña novedosa. Implica un gran impacto ambiental, pues al establecer las masas terrestres en el medio del océano, se alteran los ecosistemas y las especies que dependen de él.

Iconos de Dubai

Se trata de obras civiles realmente costosas. En el emirato, no hay suficiente costa para todos, así que la alternativa de las islas artificiales es tan factible porque hay quien las financie.

Para hacerlas, es necesario pulverizar la arena en una zona predeterminada. Este procedimiento se lleva a cabo con ayuda de buques especializados. Es importante el uso de un tipo de arena que se asiente en el tiempo. Generalmente proviene del Golfo Pérsico. Posteriormente, se establece un borde de roca alrededor del área, cada una es ubicada con una grúa. La finalidad es que funcionen como rompeolas.

Aumentar territorio

Los chinos, por otro lado, también han comenzado a levantar islas artificiales. Se trata de varias islas ubicadas en un territorio que todavía permanece en disputa. Si bien este es el caso que más impacto ha tenido a nivel mundial, Hong Kong no puede quedarse atrás: muchos de sus rascacielos se alzan en terreno artificial.

El método de los chinos es un poco diferente. Un barco de las más grandes dimensiones se encarga de excavar arena, barro y coral. Lo corta, lo retiene y lo mueve sobre arrecifes de corral vivo. La embarcación tiene la capacidad de moverse a una distancia como máximo de 15 kilómetros. El proceso se repite hasta que se forma un nuevo territorio.

A prueba de todo

La nación nipona no podía faltar. Cuando se trata de islas artificiales, parece que los japoneses llevan la delantera. El Aeropuerto Internacional de Kansai, la obra de ingeniería más costosa de la modernidad, fue construido en una isla artificial, ubicada en la bahía de Osaka en Japón.

La isla fue culminada en el año 1989. Cuenta con 4 kilómetros de largo y 1 de ancho. Los ingenieros la diseñaron pensando en accidentes como terremotos y tifones, a los que es susceptible la región japonesa.

Aeropuerto Internacional de Kansai
Crédito: airmagz