La Champions es más blanca que nunca

Gabriel Pérez Villaró / redaccion@construarte.com.ve

El Real Madrid se consagró campeón de la Champions League. Los blancos pasaron a la historia al convertirse en el único equipo que ha ganado la preciada orejona tres años consecutivos, desde que se juega con el formato actual. En los 90´ reglamentarios pudieron doblegar las fuerzas del Liverpool y alzar en Kiev su decimotercera Copa de Europa.

En el Olímpico de Kiev

El arranque del partido de los ingleses fue imponente. Presionaron alto, no dejaron jugar al rival y provocaron errores que sembraban dudas en el mediocampo merengue. Modric, Kroos, Casemiro e Isco habían sido anulados por los de Klopp. Fueron 25 minutos donde Keylor Navas se convirtió en el seguro y talismán del Real Madrid. Atajando a Arnold un derechazo raso que pudo haber dado un plus al conjunto de Anfield Road.

En la previa del partido, los de Zizou sabían que no dejar jugar a Salah, Firmino y Mané era la clave. Tarea que se les facilitó el primer cuarto de hora, cuando el egipcio tuvo que abandonar tras un forcejeó con Ramos. La reacción fue inmediata en ambos equipos. El Real Madrid ganó confianza y se sintió tranquilo. Mientras que los de Merseyside decidieron retrasar las líneas y esperar juntos las estampidas de los Merengues.

Pero, la tranquilidad blanca se vería afectada por la lesión de Carvajal. El lateral derecho preocupó tanto a dirigentes del Real Madrid como al seleccionador de la Selección Española. Ya que después de una subida típica del ex Bayer Leverkusen, quedó tendido en el piso y con lágrimas en los ojos. Acción que no dejó un buen augurio. Y que recordó a su antigua lesión en la final de la Champions de Milán 2016.

Fuente: SB NAtion

El Liverpool buscaba ganarle la segunda final europea al Madrid

El primer tiempo terminó en tablas, pero con la sensación de que el Liverpool no sabía cómo combatir sin Salah. Apenas iniciado el segundo periodo, avisaba el Madrid e Isco la mandó al larguero. Los dirigidos por Zidane no tuvieron su premio hasta que Karius hiciera la primera cantada de la noche. El guardameta alemán agarró fácilmente un balón aéreo y se disponía a jugar rápido con el central Van Dijk. Benzema con viveza y sin esperar mucho resultado. Entrometió el pie y el balón fue lentamente hasta el fondo del arco. 1 a 0 para el conjunto español.

Después de eso, se esperaba una embestida de parte del Madrid. Sin embargo, Mané después de un córner y un desvío de Lovren pudo superar a Navas y empatar el juego. Inmediatamente el juego volvía a ser como en la primera mitad. El Madrid con el balón y el Liverpool esperando. Fue entonces cuando Zidane decidió sustituir a Isco por Bale. El expreso de Gales necesito poco más de dos minutos para ser decisivo en el juego, y en el 63´ anotó una chilena antológica que le daba ventaja al Real Madrid.

Fuente: David Ramos

La victoria parecía clara pero no sentenciada. Y para no dejar dudas. Bale desenfundó un zapatazo y con complicidad del arquero Red convirtió el tercer tanto para los madrileños. Sonaba el silbatazo final por parte del serbio Mazi y el Real Madrid hacia historia. Los de Florentino, de la mano de Benzema y Bale – jugadores más criticados en la entidad blanca por lejos – alzaban su decimotercera Copa de Europa.