La importancia de la ventilación en interiores

Isabella Marinelli C. / redaccion4@construarte.com.ve

La ventilación es un aspecto fundamental a tener en cuenta cuando se trata de construcción. Contar con un sistema adecuado que permita el flujo correcto del aire, ayuda a ahorrar dinero y energía. Además, es la manera más eficaz de enfriar espacios. En muchas ocasiones, la ventilación natural es suficiente para que un lugar permanezca ventilado y fresco. Sin embargo, en otros casos es necesario contar con elementos que sean capaces de complementar estos sistemas.

De acuerdo a esto, existen dos tipos de ventilación, siendo uno mecánico y el otro natural. El primero trabaja de la mano de ventiladores que conducen deliberadamente el aire en los espacios mientras que el segundo hace referencia al flujo pasivo del aire a través de aperturas como puertas y ventanas. Asimismo, existen sistemas de ventilación mixtos que se apoyan en los dos recursos, si bien simultáneamente o en momentos variados.

Sistemas de ventilación
Crédito: Siber zone

Calidad y cantidad

Hoy en día, las viviendas tienden a ocupar espacios más pequeños que en otros tiempos. Muchas de estas estancias no guardan ninguna relación con el exterior, lo cual puede llegar a convertirse en un gran problema si no se evacua el aire viciado. De lo contrario, se acumulan olores, calor y vapor de agua. De acuerdo a esto, la ventilación lejos de ser una medida arquitectónica, es un fundamento higiénico imprescindible.

Más allá de eso, la ventilación se encarga de controlar la calidad del aire que circula dentro de una estructura. En este sentido, es realmente importante para drenar el dióxido de carbono que se encuentra en los espacios. La ventilación también vela por reducir la humedad. Del mismo modo, tiene como misión que las condiciones térmicas sean ideales. Asimismo, las personas podrán obtener los máximos niveles de confort.