Las etapas evolutivas de Ramón Belisario

Alexandra Clisánchez /Fotos: ConstruArte

El artista polifacético Ramón Belisario, con más de 50 años de trayectoria como creador e incansable trabajador del mundo cultural y artístico valenciano, nos confesó que su padre lo motivó a ingresar a la Escuela de Arte Arturo Michelena, donde se adentró en el mundo del dibujo y la pintura y comenzó a plasmar su historia como artista plástico.

 ¿Qué lo inspira o cuál es su musa?

En el arte no hay inspiración, sino creación.

 Mientras realiza su proceso creativo, ¿práctica algún ritual o hábito? 

No, la concentración del tema a desarrollar.

 ¿Qué quiere reflejar a través de sus trazos? 

El trazo es la línea y viceversa.

 ¿Cómo definiría su obra a través del tiempo?

En varias etapas evolutivas.

¿Suele incorporar otros materiales en sus obras?

Diversas (técnica mixta).

 Para usted ¿qué es el arte?

La máxima expresión del hombre.

Para Belisario las exposiciones en las que ha participado en Venezuela, son incontables, individuales y colectivas; al igual que internacional-mente, donde recuerda a países como Colombia, Argentina, Uruguay, Paraguay, Santo Domingo, Estados Unidos, entre otros.

Con respecto a sus reconocimientos, ha recibido tres veces la Orden de Distinción, en Valencia; el  Sol de Carabobo (comendatore);  Orden Arturo Michelena 1ra clase, y el Botón de Oro por 25 años de servicio como Docente de Artes Plásticas.

“La obra de Belisario, tranquilamente, sin espavientos de ninguna índole, continuó su proceso de maduración, nutriéndose de sí mima, siempre dirigida a los mismos objetivos, aunque ahora liberada de ataduras rigurosas y normas preestablecidas”, Oswaldo Vigas.

La muestra del artista ha pasado por una evolución, gracias a un proceso que se ha ido generando a través de los años con la madurez, investigación, planteamiento y búsqueda,   permitiéndole conseguir un código para expresarse como es: sencillo, crítico y directo.