El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México

El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM): ¿Megaproyecto o Megafracaso?

La obra más importante del sexenio, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) registra un avance del 10%. Las obras de cimentación de las dos primeras pistas están terminadas y habrá que esperar para pavimentarlas luego de que encima de la capa de tezontle se ha colocado una de basalto que necesita reposar ocho meses.

El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM): ¿Megaproyecto o Megafracaso?

La obra más importante del sexenio, el Aeropuerto+Internacional+de+la+Ciudad+de+Mexico“>Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) registra un avance del 10%. Las obras de cimentación de las dos primeras pistas están terminadas y habrá que esperar para pavimentarlas luego de que encima de la capa de tezontle se ha colocado una de basalto que necesita reposar ocho meses.

Este megaproyecto de 180 mil millones de pesos es un verdadero reto constructivo: contará con seis pistas de aterrizaje hacia el año 2020; una terminal de 743 mil 911 metros cuadrados construida sobre una losa de cimentación de 315,193 metros cuadrados que descansará sobre 5,173 pilotes. Este aeropuerto se convertirá en el tercero más grande al mover a más de cien millones de pasajeros al año.

Su edificación en lo que fue el Lago de Texcoco ha desatado críticas y polémicas de parte de diversos grupos sociales y ambientalistas que se han opuesto desde el principio, cuando en septiembre de 2015, durante los foros de planeación del proyecto, se plantaron afuera del Museo Rufino Tamayo para protestar.

………………………………………………………………………………………………………………
Nota Relacionada:

Los expertos opinan sobre el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México
………………………………………………………………………………………………………………

Aunque de momento las obras marchan según lo previsto, con observaciones de parte de la Auditoria Superior de la Federación, el periódico británico The Guardian afirma que Carlos Slim, propietario de Grupo Carso, principal constructora del NAICM, se juega su destino en este megaproyecto, pues como puede convertirse en el símbolo de su contribución a la modernización del país, también podría significar su ruina al convertirse, para las generaciones futuras, en una construcción ostentosa, con una corta visión del futuro, y en la que los recursos naturales se consumieron con voracidad.

Bent Flyvbjerg, profesor de economía de la Universidad de Oxford, lleva quince años estudiando megaproyectos como el del aeropuerto. Actualmente, en todo el mundo, la inversión en infraestructura, hasta 2014, era de entre seis y nueve billones de dólares, un boom sin precedente. Sin embargo, para este catedrático, 9 de cada 10 proyectos cuyos costos oscilan los mil millones de dólares, cuando se terminan resultan mucho más caros y, casi siempre, salpicados por la corrupción. En su opinión, los supuestos beneficios de estas costosas inversiones en infraestructura se subestiman. Y, precisamente, el costo del nuevo aeropuerto, en principio, supera los mil millones de dólares.

Para Flyvbjerg existen cuatro factores a los que denomina como “sublimes”: el entusiasmo de los ingenieros por construir la más grande estructura de su tipo, la aprobación que reciben los políticos por construir obras monumentales, el gusto de las empresas y sindicatos con la generación de dinero y empleos, y el placer estético de diseños icónicos y enormes. ¿Suenan familiares los factores de Flyvbjerg?

Por su dimensión, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México representa una nueva oportunidad para reorientar el crecimiento de la megalópolis, el cuidado de los recursos naturales y, desde luego, impulsar el crecimiento social y económico no sólo de la Ciudad de México y del Estado de México, sino de todo el país.

Con información de Milenio, Reporte Índigo, Sin embargo.com, El Economista y El Universal.

Fuente: www.arq.com.mx