Paisajismo minimalista desde el siglo XIX

Gabriela Trillo Aguilar / redaccion@construarte.com.ve

El paisajismo minimalista surgió en el siglo XIX en el Reino Unido; para luego convertirse en una tendencia en el ámbito arquitectónico y decorativo que se ha mantenido desde entonces.

Con este tipo de diseño de exteriores, es posible integrar el arte con la arquitectura, logrando que el espectador considere el paisaje como una expresión artística.

Asimismo, aplicar el paisajismo minimalista en el jardín de la casa resulta una tarea sencilla  pero que requiere tomar decisiones correctas; debido a que el objetivo principal es convertir esa zona en un lugar moderno y agradable sin la presencia de demasiados ornamentos.

Tips para decorar un jardín minimalista

Colores

Hay que recordar que los colores neutros y naturales son los que ofrecen esa sensación de tranquilidad, además se caracterizan por ser discretos, que es justo lo que se quiere lograr con una decoración minimalista. Los colores naturales como el beige, por ejemplo, combinan muy bien con la madera.

Paredes, muros, niveles y más…

En cuanto a estas estructuras, se recomienda usar la menor cantidad posible, que sirvan para delimitar espacios y crear diferentes niveles sin ser muy llamativas. Las paredes lisas y de color blanco, aunque bastante tradicionales, se adaptan a la perfección en el estilo minimalista.

Asientos

La estética de este estilo decorativo tan moderno, demanda sillas y muebles sencillos para evitar la distracción. Los cojines, mantas y mobiliarios estampados no se usan en este caso.

Plantas

Tomando en cuenta que se trata de un “jardín”; la presencia de plantas es fundamental pero su elección debe ser cuidadosa para lograr ese aspecto minimalista que se desea. Existen varias opciones; la primera de ella es implementar una sola planta que se pueda ubicar en el centro y sea sumamente atractiva; como por ejemplo un árbol. Por otro lado, se puede decorar el espacio con varios tipos de plantas que compartan el mismo color y tengan diferentes texturas. Lo esencial es lograr la armonía del espacio.

Agua

Otro detalle importante en el paisajismo minimalista; es utilizar el agua como ese elemento que otorgará el dinamismo necesario al lugar. Ya sea a través de pequeñas fuentes o lagunas, el agua puede convertirse en el ornamento perfecto que regala a esa zona tan especial sonido y movimiento.