Parque de la Exótica Flora Tropical Nuestra Señora del Carmen

Gabriela Trillo Aguilar / redaccion@construarte.com.ve

Fotos: Arq. Erwin Sequera / www.hotelantiguamision.com.ve

Vía La Marroquina, en San Felipe estado Yaracuy, hay 10.5 hectáreas de un paraíso natural invaluable.  Su nombre, “Parque de la Exótica Flora Tropical y Misión Nuestra Señora del Carmen”, responde a un interesante pasado histórico que no puede pasar desapercibido. Este jardín botánico dentro de un bosque tropical, tal como lo describen sus fundadores, lleva la palabra “misión” porque fue un monasterio de monjes capuchinos en el año 1720, mientras que la denominación “Nuestra Señora del Carmen” se relaciona con la patrona de estos religiosos.

La visita del paisajista francés Jean Philip Thoze en 1985 a Venezuela, dio inicio a lo que hoy en día es el parque. Luego de que éste quedara maravillado con el bosque y la quebrada La Maraña que atravesaba la Hacienda Agropecuaria Rancho Alegre, propone fundar un albergue de flores tropicales que pudiera ser visitado por turistas, pero no es hasta 1997 cuando se realiza la inauguración oficial.

Preservación de la fauna y flora

Tomando en cuenta que la naturaleza es un tesoro irremplazable y cada vez más necesario, en este parque existe una amplia exhibición de flores provenientes de distintos países con el objetivo de preservarlas, siendo las colecciones de ginger y heliconias unos de los principales atractivos del lugar, conservando de la última más de 100 variedades.

Asimismo, pavos reales, flamingos, araguatos y guacamayas son algunos de los animales que pueden disfrutar de vivir en su hábitat natural, y que a su vez son una fiel prueba del principio que proclaman los trabajadores del parque, “somos pioneros en preservar y conservar nuestra naturaleza y así lo hace ver nuestra arquitectura, donde se pone de manifiesto todo el hermoso bosque que nos rodea, sin alterar su majestuosidad y belleza”, indicaron.

 

Hotel Antigua Misión

Con la descripción anterior, es tácito el hecho de que este edén atrae numerosos turistas cada año, razón que obligó a los dueños a pensar en una solución para los visitantes de otras ciudades y países, que no podían retornar a sus zonas de origen el mismo día por múltiples razones. En consecuencia, se construyó el Hotel Antigua Misión, con la arquitecta colonial Claudia Rodríguez a cargo de su diseño, que por cierto, es muy acogedor.

La licenciada Katiuska Rojas, jefa de mercadeo y ventas del parque, explica que el hotel de cinco estrellas, está decorado al estilo colonial presentando una sincronía perfecta entre lo moderno y lo antiguo, sin olvidar que el paisaje central es el bosque. “El hotel cuenta con 81 habitaciones convertibles, 75 habitaciones matrimoniales o dobles y 6 suites. Un spa lujoso de inmejorable calidad en terapias, con instalaciones modernas y equipos de alta tecnología, una piscina con cascada, sala infantil de video juegos para los más pequeños y cuatro restaurantes”, dijo sobre las bondades del lugar.

Además, el hotel puede ser la sede perfecta para realizar eventos, debido a que ofrece salones para fiestas y conferencias, con servicio de cocina para hasta 450 personas. Sumado a los diversos espacios al aire libre en los que se disfruta de un clima agradable, para compartir con familiares, amigos o colegas. Por otro lado, está la Casona o Casa Capuchina, que es la parte más colonial del parque, rehabilitada por la misma arquitecta que diseñó el hotel, Claudia Rodríguez, reconocida por restaurar la casa colonial más antigua de Venezuela en el estado Lara.

Tres atractivos principales

  1. El primer puesto lo ocupa el jardín botánico del parque, por ser el más grande de Latinoamérica, con 250 especies de plantas. El recorrido de 4.5 kilómetros, se puede realizar caminando, en carros de golf o en carretas tiradas por caballos.
  2. El segundo mayor atractivo es la Casona, en la que hay una tienda artesanal, un museo contentivo de antigüedades, una capilla, un patio de cacao y dos restaurantes.
  3. El tercer puesto pero no menos importante lo ocupa el hotel, por ser el lugar ideal para descansar y relajarse rodeado de maravillas naturales.

Actividades recreativas y un menú internacional

También, se imparten otro tipo de actividades para niños y adultos como el arborismo o canopy walking, minigolf y paintball totalmente natural. Entre tanto, los espacios abiertos se aprovechan para realizar yoga, crossfit y bailoterapias, con el objetivo de conectarse armónicamente con la naturaleza.

En cuanto a la gastronomía que se ofrece en los restaurantes, la variedad reina, pasando desde la típica comida criolla, los famosos platos gourmet que incluyen preparaciones internacionales, y la comida tipo snack que no puede faltar en el área de la piscina. Esta diversidad, persigue la idea de complacer a todo el público que visita las instalaciones, que aunque se conforma en gran medida de venezolanos, también se reciben turistas provenientes de Polonia, Alemania, Rusia y Holanda.

El “Parque de la Exótica Flora Tropical y Misión Nuestra Señora del Carmen”, es una demostración de cómo se puede integrar la naturaleza con el concreto, por llamar de alguna manera al descontrolado desarrollo urbano que ha surgido en los últimos tiempos, para atender las necesidades de las personas que prefieren congeniar con ciudades. Sin embargo, cada vez es más común este tipo de combinaciones que sin duda, ayudan a la conservación de la vida natural.