Plantas que harán el interior de tu hogar más feliz

Plantas que harán el interior de tu hogar más feliz, dan vida a cualquier ambiente, quedan preciosas, son de fácil cuidado… ¿Cómo no van a gustarnos?.

Si tienes poco tiempo y no paras mucho en casa, utiliza plantas de interior que sean bellas, lucidas y de fácil mantenimiento.

La hiedra

Hiedra

La hiedra es una trepadora muy resistente y de muy rápido crecimiento que se puede utilizar tanto para cubrir muros o paredes, como para crear una alfombra verde. Es muy adaptable, y no necesita riegos frecuentes para poder mantenerse preciosa.

Se trata de una planta perfecta para principiantes, ya que se podría decir que se cuida prácticamente sola

Las bromelias

Las bromelias proporcionan un toque exótico a la casa y aportan la sensación de los trópicos y climas soleados.

Cultivar una bromelia como planta de interior es fácil y aporta una textura y colorido interesantes al jardín interior. Aprenda a cuidar las bromelias y tendrá una planta de interior única y duradera de bajo mantenimiento.

La apariencia inusual de la bromelia haría indicar que la planta es de alto mantenimiento y requiere habilidades especiales de jardinería. La planta es apreciada por su follaje grueso que crece en una roseta natural.

La Costilla de Adán

La Costilla de Adán  es una planta muy utilizada para la decoración de interiores, sus grandes hojas de hasta 45cm de longitud son de un color verde muy bonito, y como tiene un sistema radicular no invasivo, se puede cultivar en maceta durante toda su vida sin tener que preocuparnos por nada.

La Costilla de Adán, conocida científicamente con el nombre de Monstera deliciosa, tiene un fácil cultivo, lo cual significa que no importa la experiencia que tengas en el cuidado de plantas: ella siempre te sorprenderá.

El bambú

Muchos catalogan al bambú como una maravilla de la naturaleza. Otros, más místicos, aseguran que es un regalo divino y que en su interior guarda la espiritualidad del ser supremo. El bambú se ha ganado ambas definiciones, porque es una planta útil y de profundo contenido espiritual.

Una leyenda asiática narra que un joven agricultor siembra semillas de bambú, las riega y cuida con esmero, pero a los seis meses se aburre y deja de hacerlo. No se explica por qué no florecen. Siete años después, ve brotar los troncos verdes y redondos. Su elevación es tan rápida, que el campesino, ya no tan joven, afirma que puede hasta verlos crecer.

Le dice a su padre que los tallos han logrado alcanzar seis metros en apenas un mes. El viejo campesino le responde: “No es así. Los tallos, para alcanzar seis metros, han esperado siete años”.

En eso radica la sabiduría del bambú. Durante siete años se prepara para convertirse en la planta de más rápido crecimiento del reino vegetal. En siete años acondiciona sus raíces, crece internamente y, cuando se siente listo, emana, se eleva y nada puede detenerlo.

La aspidistra

La aspidistra es perfecta para aquellas personas que dicen tener mala mano con las plantas, ya que se trata de una planta extremadamente fuerte.

Los cuidados son sencillos, prácticamente crecerá en cualquier lugar. Tolera entornos sombríos con poca luz y por eso ha sido la planta típica de patios y portales. Evitar colocarla al sol directo, y siempre le destinaremos lugares sombríos garantizará su verdor. El exceso de sol puede amarillear las hojas y provocar raquitismo en el desarrollo de las mismas.

Requiere pocos riegos, pudiendo dejarla largas temporadas sin regar sin que la planta se vea afectada; sin embargo es recomendable regarla cuando el sustrato se seque por la parte superficial. Durante la primavera, en cuanto veamos que empiezan a salir nuevos brotes, añadiremos abono al agua de riego, lo que ayudará a desarrollar hojas de mayor tamaño.

Adhara Ojeda- cortesía/ redaccion@construarte.com.ve