¿Por qué cocinar con miel?

Gabriela Trillo Aguilar / redaccion@construarte.com.ve

Desde la antigüedad, la miel de abeja era utilizada con intenciones medicinales debido a los enormes beneficios de sus propiedades. Por ser rica en vitaminas; minerales y antioxidantes su uso se ha extendido al ámbito culinario y científico como objeto de estudio.

Convertir la miel en un ingrediente principal en la cocina, no es precisamente una prioridad para muchos expertos del arte culinario. Sin embargo, añadir este delicioso jarabe a las preparaciones dulces y saladas, puede dar un toque extraordinario digno de ser saboreado por cualquier paladar.

Por lo general, la miel es bastante espesa y su sabor es concentrado, por lo que no se necesitan grandes cantidades de ella al momento de cocinar, a no ser que la receta lo requiera.

A continuación 8 beneficios de la miel de abeja:

  1. Ayuda a disminuir el agotamiento intelectual y físico. Si se consume por las mañanas aumenta las energías.
  2. Aunque parezca contradictorio, la miel regula el azúcar en la sangre. Algunos médicos recomiendan usarla como endulzante para todas las comidas y bebidas.
  3. Aporta calcio, hierro, magnesio, potasio, fósforo y vitaminas B, C, D y E al cuerpo.
  4. La miel es antiséptico natural, por lo que aleja infecciones; alergias y bacterias a través de la estimulación del sistema inmunológico.
  5. Es el alimento perfecto para evitar problemas intestinales, debido a que colabora al correcto funcionamiento del sistema digestivo y ayuda combatir el estreñimiento.
  6. Reduce el estrés, lo que a su vez estimula la recuperación del sueño. Ingerir miel antes de dormir es ideal para conseguir el descanso durante la noche.
  7. Una adecuada función cerebral estará garantizada al consumir este fluido dulce.
  8. Es muy eficaz para solucionar y evitar problemas respiratorios.

 

Además de lo anterior, la miel resulta de gran ventaja en la cocina por ser un conservante de primera en cuanto a frutas, carnes y frutos secos se refiere. También, intensifica los sabores de los alimentos otorgándoles aroma, color y gusto. Y por supuesto, tiene un poder edulcorante magnífico.

Es momento de incluir en la despensa al menos un frasco de miel, y animarse a preparar exquisitos platos que la necesiten como ingrediente. Sin olvidar, que sus maravillosas propiedades también se aprovechan al ingerirla sola.