Puente peatonal de Can Gili ¿cómo se hizo?

El Puente Peatonal de Can Gili resuelve en forma notable un requerimiento urbano y social, integrando dos riberas de la ciudad sobre una trinchera vial mediante una estructura pregnante e irrepetible.

El uso del acero Cortén y la resolución del conjunto, visto como un sistema integrado, cuya geometría surge de las singularidades propias del lugar y el terreno, resultan muy sugerentes y provocadoras. Un ejemplo a seguir por muchos municipios y también una invitación a arquitectos, ingenieros y constructores, para hacerse cargo de la condición del lugar como elemento detonante de un diseño que puede (y debe) investigar más allá de los límites y cánones preestablecidos.

La construcción de esta pasarela es una vieja reivindicación de los habitantes de los dos barrios separados entre sí por la zanja de la carretera BV-1432. Estas dos zonas residenciales, Terra Alta, en la orilla sur y Can Gili en el norte, tienen una naturaleza diferente: Can Gili es una zona densa de tiendas y servicios a la comunidad, pero sin zonas verdes, y Terra Alta es una zona de baja densidad urbana, con un parques de la comunidad, pero sin servicios. Hasta ahora, la gente de un barrio que quería ir al otro debía hacer un recorrido extenso, cruzando la carretera a través de un puente situado en la frontera este de estas zonas urbanas, con una sola acera estrecha en uno de los lados de su cubierta.

Por estas razones, a principios de 2001, el Consejo Municipal de Granollers encargó a Alfa Polaris para llevar a cabo el concepto de diseño y el documento de detalle de un nuevo vínculo entre estas dos áreas urbanas.

El diseño del enlace propuesto se trataba de un puente peatonal junto a la unión de la Estación Sant Ferran con la Verge de la Mercè y la Estación de Sant Marc en el lado de la Terra Alta, estuvo fuertemente condicionada por la forma asimétrica de la sección transversal de la trinchera de la carretera.

El equipo, dirigido por el ingeniero estructural Xavier Font, buscó un diseño que destaca esta asimetría marcada por el diferente nivel de las dos riberas (Terra Alta es 4,3 metros más alto que la de Can Gili) y la presencia de una pequeña plataforma en el centro del corte sur de la trinchera.

Los diseñadores buscaron una solución con bajo impacto ambiental en el ciclo de vida. Esta es la razón por la que se eligió el acero cortén para la estructura -cuya piel oxidada se protege de la corrosión- lámparas LED con larga vida útil y eficiencia energética para el alumbrado público de la cubierta, y madera polimerizada (casi sin mantenimiento) los pavimentos sobre la estructura.

 

La idea también era promover la reducción de las interrupciones de la carretera al mínimo. Esta fue otra razón por la que eligió el acero como material. Los componentes de acero se pueden fabricar fuera del sitio, son fáciles de transportar y montar en forma muy rápida por un pequeño número de personal calificado, con reducidos trastornos y alteraciones en todo el sector. Fueron necesarias cuatro interrupciones de un día con desviación del tráfico a través de rutas alternativas (dos para levantar la estructura, una para desmantelar una torre temporal y la cuarta para llevar a cabo la prueba de carga estática de la cubierta).

Se instaló una viga en forma de rayo que varía en ancho y en profundidad, que salva una luz de 32,7m, formado por dos vigas de cajón longitudinales de acero Cortén. En el tramo principal el paso peatonal es canalizado por las dos vigas que están unidas entre sí por vigas transversales inferiores fijadas a pletinas inferiores. Estas vigas, a su vez, dan apoyo a la cubierta de madera polimerizada de dos metros de ancho.

Sobre la base norte, colocada en la plataforma mencionada, la viga principal toma una forma de V, cuyos extremos superiores dan apoyo a una pequeña terraza. Esto, unido a la estructura principal por medio de dos conjuntos de bisagras de acero, se extiende por 13,9 metros. De esta manera, evitamos la construcción de una base en la parte superior sur del corte de la trinchera, que tenía un terreno de muy malas condiciones. En esta sección de forma de V, las dos vigas que forman la viga principal están unidas entre sí a través de  diafragmas transversales ocultos por placas externas, de modo que la viga parece ser un arco de una sola pieza.

En este proyecto, el acero también nos ha permitido alcanzar fácilmente las formas escultóricas que el diseño propuesto requiere. Además, su alta relación peso/resistencia permitió una estructura muy ligera y el consiguiente ahorro en los cimientos. El uso del acero nos permitió la fabricación de la estructura en el ambiente controlado del taller de fabricación, de modo que, mientras se estaba fabricando se ejecutaron en terreno los cimientos, pilares y  estribos de la pasarela. Esto nos ayudó a aumentar la calidad del producto y acelerar el proceso de construcción.

Teniendo en cuenta las necesidades futuras, se dejaron siete tubos por debajo del entablado de madera para los servicios públicos que se instalaran. Para permitir el paso de  las tuberías las almas de las vigas transversales que enlazan las dos vigas principales y los diafragmas transversales de la cubierta lateral sur tienen siete perforaciones.

En la pasarela el alumbrado público se hace por medio de doce lámparas LED, protegidas contra el vandalismo por medio de refugios de acero Corten fijadas a las elementos internos de la estructura principal. En ambos accesos se instalaron postes de alumbrado de acero inoxidable adicionales.

Construcción

En 2009, el Consejo de ciudad de Granollers obtuvo los fondos necesarios para construir el sistema, y posteriormente Alfa Polaris fue el encargado de llevar a cabo la supervisión de la obra. La construcción de este puente se inició en junio de 2009. Primero se hizo el mejoramiento del acceso sur del lado de Terra Alta, junto con las fundaciones de micropilotes de las pilas. Luego se construyeron las pilas y muros de contención. Entre tanto, se fabricaba la estructura de en Ripollet, a 20km de distancia del lugar.

Cuando se terminaron de poner en su lugar los pilares y los cojinetes, la estructura de acero fue transportada al sitio y se levantó. Con el tiempo, mientras se construyó el pavimento de madera y polímeros del acceso norte, se colocó el alumbrado público y el mobiliario urbano instalado para que la pasarela pudiera estar abierta al público a principios de 2010.