Puente Río-Niterói una arquitectura relevante en Latinoamérica

Redacción: Lcda. Victoria Bracho

El puente Río-Niterói, se encuentra localizado en la bahía de Guanabara, estado de Río de Janeiro, Brasil. Con una extensión de trece kilómetros, es el puente más extenso de Latinoamérica y el séptimo más extenso del mundo. Comunica los municipios de Río de Janeiro y Niterói, formando parte de la carretera brasileña BR-101.

El concepto del puente Río-Niterói, era el lograr salvar la bahía de Guanabara. Entre los factores que impulsaron el vislumbramiento de este proyecto se encontraba la distancia de 100 kilómetros por tierra que separaban a ambas ciudades, pasando por el municipio de Magé. Por ende, el transporte era dificultoso y extremadamente lento, y entre las posibles soluciones a concebir estaban la construcción de un puente e incluso de un túnel.

Construcción:

Puente Río-Niterói

El costo de estas estructuras se traduce en un empréstito de aproximadamente 22.000.000 de dólares estadounidenses (US$) con bancos británicos. Si se le agrega a este valor la inversión realizada por el Estado brasileño para solventar los gastos por los otros servicios del puente, se totaliza esta suma en 113.951.370.

Tras un análisis preliminar, se han diseñado y realizado las obras de refuerzo y ampliación del puente Río-Niterói, que fueron acompañadas por un proyecto ejecutivo para la ampliación de tres rampas de acceso a la ciudad de Niterói, incluida la adaptación estructural de los puentes existentes y el cálculo de los costos del futuro mantenimiento.

La obra se ha caracterizado por una inspección técnica para la evaluación preliminar de las condiciones de todos los elementos estructurales del puente: cimentaciones profundas, pilares, apoyos, tableros y uniones, tanto de la estructura principal como de todas las rampas de acceso.

Curiosidades

Puente Río-Niterói

El flujo de automóviles que pasa por el puente cada día no para de aumentar y las autoridades buscan ya una solución para sustentar o reemplazar esta alternativa arquitectónica, en todo caso, se prolongaría durante años. Por el momento, una empresa concesionaria se encarga de regular el tráfico y asegurarse de que todo está controlado.

La concesionaria del puente dispone de un servicio que permite ver en directo el estado del tráfico en la zona. Por otra parte, la presencia de policía marítima y de pescadores en el lugar ha ayudado a prevenir y disminuir accidentes.