Qué ver y hacer en Tokio

Cuando nos planteamos qué ver y hacer en Tokio solemos asustarnos: la ciudad es tan enorme y ofrece tanto que ver y hacer al turista que uno no sabe muy bien por dónde empezar.

Es una ventaja, porque es complicado que se nos acabe la ciudad, pero también un gran inconveniente porque siempre nos vamos a dejar cosas pendientes. Aunque este inconveniente se puede tornar en ventaja: ¡así siempre tenemos excusa para volver! Hay que ser positivos, ¿no? A continuación os damos muchas ideas para disfrutar al máximo de Tokio, ¡ahí van!

Días de viaje

Comenzamos con la pregunta del millón, porque… ¡qué complicado es responderla! Ya que, como siempre decimos, depende mucho de nuestros intereses personales y del tiempo disponible en nuestro viaje a Japón. Siempre decimos que en los viajes tenemos que investigar antes de cerrar nuestro itinerario y priorizar aquello que más nos llama la atención.

Para poder hacernos una idea clara de cómo es la ciudad y sus distintas comunidades, para una primera visita a la capital nipona creemos que son necesarios un mínimo de 4-5 días (y como mucho dedicar un día a una excursión desde Tokio, pero no más). Como verán a continuación, Tokio tiene mucho que ver y hacer, por lo que éste sería lo que nosotros consideramos mínimo para ver la gran mayoría de cosas expuestas aquí. Eso sí, como repetimos siempre, es importante leer la guía y decidir qué cosas queremos ver y qué cosas nos dan igual, para ajustar el número de días en Tokio de nuestro itinerario a nuestros gustos personales.

Qué ver y hacer en Tokio

Si queremos intentar no dejarnos nada en el tintero, lo mejor para hacer frente a la inmensidad de Tokio es dividir la ciudad en áreas diferenciadas y desglosar a partir de ahí, para que podamos organizar mejor nuestra ruta turística diaria y aprovechar al máximo cada día.

Hemos dividido nuestras recomendaciones en las siguientes zonas: la zona centro de los alrededores del Palacio Imperial, la estación de Tokio y Ginza; la zona norte con los barrios de Ikebukuro, Ueno, Akihabara y Suidobashi/Iidabashi; la zona noreste con los barrios de Asakusa, Sumida y Ryogoku; la zona sur con Odaiba como destino; la zona oeste con Roppongi y la Torre de Tokio, Shinjuku, Harajuku, Shibuya y Ebisu; y los destinos más al oeste todavía de Nakano y Mitaka.

  • Debes ir al Palacio Imperial de Tokio, residencia oficial de la familia imperial y si vamos en época de floración de los cerezos, te recomendamos pasear por el foso Chidorigafuchi, uno de los lugares más bonitos para ver cerezos en Tokio.
  • Maravillarnos ante la Estación de Tokio y adentrarnos en ella para sentir el bullicio de la ciudad y de las ciudades subterráneas que allí podemos encontrar.
  • Comprar algún muñequito o accesorio kawaii en la Tokyo Character Street, una zona dedicada a tiendas de merchandising de televisión y de personajes y dibujos bajo la estación de Tokio.
  • Desayunar fideos rāmen en alguno de los restaurantes abiertos por la mañana de Tokyo Rāmen Street, una zona dedicada a restaurantes especializados en rāmen bajo la estación de Tokio.
  • Maravillarse ante la arquitectura del Tokyo International Forum.

Ikebukuro:

  • Si son adictos a los doramas , pueden ir hasta Ikebukuro Nishiguchi Koen y hacerse una foto donde se rodaron escenas del dorama Ikebukuro West Gate Park.
  • Pasear por las calles cercanas a la estación, repletas de neones, restaurantes, tiendas y mucha gente.
  • Perderse en la zona de Sunshine City y visitar el acuario Sunshine International Aquarium, el planetario Sunshine Starlight Dome, el showroom de Toyota Amlux o disfrutar probando las gyoza del Namco Namja Town.
  • Pasear por la calle Otome, el ‘akihabara para chicas’ lleno de tiendas de manga para mujeres, cafés de mayordomos para ellas entre muchas otras excentricidades.

Ueno:

  • Pasear por el parque de Ueno, especialmente para ver los estanques y el templo Benten-do, el Kiyomizu Kannon-do y visitar alguno de los museos del parque. Además, si vamos en época de floración de los cerezos, éste es uno de los lugares más populares de Tokio para hacer hanami o los picnics bajos las flores.
  • Dar un paseo por la calle comercial Ameyoko viendo todo tipo de tiendas de lo más pintorescas.
  • Acercarnos caminando hasta Uguisudani a comer yakiniku en uno de sus múltiples restaurantes coreanos y ver su particular ‘zona de los love hotels’, un área repleta de love hotels cercana a las vías de la JR.
  • Pasear por la zona de Yanaka, llena de templos y calles comerciales con deliciosa comida callejera.

Akihabara:

  • Dar un paseo por la calle principal y callejuelas traseras del barrio de Akihabara admirando los neones de grandes tiendas, las tiendas pequeñas que parecen detenidas en los años sesenta, así como varias de las tiendas de merchandising.
  • Tomarnos algo en la cafetería N3331, situada entre vías del tren… ¡un espectáculo!

Desde Ueno podemos ir andando hasta Akihabara dando un bonito paseo por la calle Ameyoko primero y paralelos a las vías de la JR después. Son pocos minutos y es una oportunidad de ver también los restaurantes, bares y casa de esa zona de Tokio.

Suidobashi/Iidabashi:

  • Disfrutar como niños pequeños de las atracciones y de paseo en Tokyo Dome City y ver un partido de béisbol o un concierto de música en el Tokyo Dome.
  • Dar un paseo por el parque Koishikawa Korakuen, un diseño del siglo XVII.
  • Visitar la Catedral de Santa María de Tokio, una preciosa obra del arquitecto Tange Kenzo que es la sede de la arquidiócesis de Tokio.
  • Pasear por Kagurazaka, uno de los barrios de geishas todavía en activo en Tokio y una preciosidad de barrio con muchos callejones empedrados y muy estrechos en los que perderse.

Asakusa y Sumida:

  • Acercarnos al templo Senso-ji, famoso por su enorme farolillo colgado en la puerta Kaminarimon.
  • Comprar galletas de arroz sembei y todo tipo de souvenirs tradicionales en la calle comercial Nakamise que va desde la puerta Kaminarimon hasta el templo Senso-ji.

Ryogoku:

  • No puedes dejar de ir al estadio Kokugikan, donde se celebran los combates de sumo. Si hay competición, debes entrar a ver unas cuantas luchas y disfrutar de lo lindo del espectáculo.
  • Visitar una heya, donde viven y entrenan los luchadores de sumo, por ejemplo la heya Arashiyo.
  • Comer chanko-nabe, el plato más importante en la dieta de un luchador de sumo.

Dónde comer en Tokio

Las opciones de restauración en Tokio son imposibles de listar, porque evidentemente hay restaurantes en cada esquina, especialmente en las zonas más turísticas de Tokio.

Por supuesto… ¡no se olviden de los restaurantes temáticos de Tokio! ¿Quieres comer en un restaurante que parece salido de un vídeo de Kyary Pamyu Pamyu? ¿Quieres alucinar en el Robot Restaurant? ¿les gustan las historias, los ninjas o los samuráis? ¿O son más de trenes y ferrocarriles? ¿O de videojuegos? Sea cuál sea su interés, Tokio tiene un restaurante temático para ustedes.

Dónde alojarse en Tokio

Tokio es enorme y tiene opciones para todo tipo de viajeros, desde albergues muy baratos para mochileros hasta hoteles de gran lujo con instalaciones fabulosas.