Recorrido por la colonial y moderna Tegucigalpa

Gabriela Trillo Aguilar / redaccion@construarte.com.ve

La perfecta combinación entre lo colonial y lo moderno se encuentra en Tegucigalpa; que junto a Comayagüela es la capital de Honduras desde el año 1880. También conocida como “Tegus”; cuenta con toda la infraestructura turística necesaria para ser atractiva nacional e internacionalmente. Y esto; se ve representado en la cantidad de viajeros que deciden visitar la capital hondureña en búsqueda de diversión; descanso y aprendizaje cultural.

La heterogénea arquitectura de la ciudad responde inevitablemente, a la antigüedad de la urbe cuyos inicios datan de finales del siglo XVI; y a las tendencias modernistas que reclaman las metrópolis de hoy en día. Es por ello, que en Tegucigalpa hay una interesante mezcla de edificios coloniales; construcciones modernas y estructuras gubernamentales desde donde se dirige Honduras.

Además del extraordinario casco colonial y lo novedoso de la ciudad; Tegucigalpa se rodea de una geografía montañosa y naturaleza extensa. Aspecto que se suma al agradable clima del lugar; caliente de febrero a mayo (verano) y más fresco durante los meses restantes del año. Durante esta última temporada; es en diciembre y enero cuando las noches son más frías y es necesario abrigarse. Lo recomendable es empacar la ropa adecuada para que el viaje sea más placentero.

Con relación al turismo, Tegus ha levantado numerosas estructuras que permiten regocijar a los turistas: hoteles, cajeros ATM, bancos, cafés, centros comerciales, restaurantes, museos y galerías de arte. Trasladarse a estos lugares no es inconveniente, gracias al servicio de transporte de la ciudad.

El Museo para la Identidad Nacional, el City Mall Tegucigalpa, la Casa Presidencial, el Honduras National Gallery of Art; la Plaza Central y el Centro Interactivo de Enseñanza CHIMINIKE; son algunos de los sitios turísticos más visitados de este maravilloso destino.

Por otra parte, en los templos es fácil admirar una excepcional arquitectura y disfrutar de la cercanía con lo religioso. La Catedral de San Miguel, la Iglesia Los Dolores; la Iglesia de la Merced y la Iglesia de San Francisco son santuarios a los que se puede acudir en Tegus.

Aventura y adrenalina

Después de conocer la cultura, historia y disfrutar de algunas bondades turísticas de la ciudad; no se puede dejar de lado la diversión y la aventura. Las zonas recreativas y parques abundan, pero dentro de la planificación turística no puede faltar la visita al Parque Nacional La Tigra, un espacio natural incomparable que cuenta con los más hermosos albergues de la vida salvaje y la flora del lugar. Recorrer el parque es una experiencia única, gracias a que la neblina se hace presente en todo momento.

Además de observar los idílicos paisajes y entretenerse con los animales; en la Tigra es posible realizar distintas actividades recreativas, que se convierten en el complemento perfecto de la visita.

Esas actividades como canopy o rapel, también son incluidas en los tours que ofrecen en la ciudad para conocer parques; ferias, mercados, y sitios culturalmente atractivos de la urbe. Definitivamente, la capital hondureña es un destino magnífico para unas vacaciones en familia; entre amigos o en pareja.