Río Caño Cristales, pintado con los colores del arcoiris

Isabella Marinelli C. / redaccion4@construarte.com.ve

Caño Cristales o tal vez el río más hermoso del mundo, está situado en los llanos orientales de Colombia. Su belleza radica en las algas de colores que se encuentran debajo de sus aguas, pintando al río con los tintes del arcoiris. Se trata de la planta acuática macarena clavijera. Como el agua es cristalina, se visualiza perfectamente la variedad de vida floral que escoge a Caño Cristales como su hogar.

Caño Cristales
Crédito: Nat Geo

Para hundirse en el Edén

Además de su amplio colorido, resalta la vigorosidad de sus caudales. En Caño Cristales abundan las cascadas y los caudales. Por la presencia de rocas, también se originan rápidos. También destaca la diversidad de su flora y su fauna, esta última exuberante y espesa.

Es por esa razón que una visita a Caño Cristales tiene como necesidad sumergirse en sus aguas para observar la riqueza subacuática, para nadar y hacer snórkel. No en vano es conocido por los los científicos como la semilla de la diversidad. Así que hacer turismo en el Parque Nacional Sierra de la Macarena y no dejarse llevar por el curso fluvial o sus varias piscinas naturales, es prácticamente un pecado capital.

Crédito: Nat Geo

De cualquier modo, se trata de un área protegida. En este sentido, es prudente averiguar qué está permitido hacer y qué no. Sin embargo, es necesario conocer la cascada de los Cuarzos. Entre sus encantos se encuentra la fortaleza de sus caudales, de aguas claras y con chorros capaces de regalar un masaje natural.

El auge del turismo en Caño Cristales es bastante reciente porque antes la zona estaba ocupada por la guerrilla. No obstante, a partir del acuerdo de paz, se ha comenzado a explotar esta maravilla natural colombiana, caracterizada por los colores rojo, amarillo, violeta, azul y rosado que se hacen más fuertes a medida que calienta el sol.

Pero Caño Cristales no puede ser visitado todo el tiempo. Solo desde junio hasta noviembre están habilitadas las visitas, pues es cuando las aguas abundan.