Río de Janeiro un destino inolvidable donde el Pan de azúcar realza su sabor y color.

https://s2rio.com/tour-cristo-redentor-y-pan-de-azucar/
https://cdn.pixabay.com/photo/2019/03/06/20/50/pan-de-azucar-4039023_960_720.jpg

En el barrio de Urca, justo a la entrada de la Bahía de Guanabara, se
encuentra uno de los lugares turísticos de Río de Janeiro más emblemáticos,
que se ha convertido en todo un icono de la ciudad, el famoso Cerro Pan de
Azúcar o Morro Pão de Açúcar, como se llama en portugués.

El cerro Pan de Azúcar
El cerro del Pan de Azúcar es un espectacular pico monolítico de granito,
prácticamente sin vegetación, que se alza directamente sobre el mar como
parte de una península que se adentra en el Océano Atlántico.

De los muchos morros que hay en la ciudad, el Cerro Pan de Azúcar es el
único con estas características, lo que le confiere un encanto incomparable y
permite que desde su cima, a 396 metros de altura, se tengan vistas
privilegiadas de Río de Janeiro y la Bahía de Guanabara.

No se sabe con certeza de dónde proviene el nombre de Pan de Azúcar pero
hay dos teorías que son las más aceptadas. La primera, sostenida por el
historiador Vieira Fazenda, señala que el nombre fue dado por los portugueses
entre los siglos XVI y XVII, quienes comparaban la forma del morro con la de
los “pãos de açúcar” (panes de azúcar), unos bloques de azúcar de forma
cónica, hechos así para transportar más cómodamente este producto a Europa
desde Brasil, luego de procesada la caña de azúcar.
La segunda teoría sostiene que el nombre viene de la palabra “Pau-nh-
açuquã”, que en la lengua Tupi de los indios Tamoios (primitivos habitantes de
la Bahía de Guanabara) significa cerro alto, aislado y puntiagudo. Pero éste no
ha sido el único nombre del morro, a lo largo de su historia, el Cerro Pan de
Azúcar de Río de Janeiro ha sido conocido también como “Pot de Beurre” o
“Pot de Sucre”, nombres que fueron dados por los primeros colonos franceses,
y “Pão de Sucar” o “Pão de Assucar”, en portugués antiguo.

En cualquier caso, sea cual sea el origen del nombre del Pan de Azúcar, este
sorprendente morro no sólo es uno de los mayores atractivos turísticos de
Río de Janeiro sino que se trata de un lugar clave en la historia de la ciudad
porque fue aquí, a sus pies, donde el portugués  Estácio de Sá  fundó la ciudad
de São Sebastião do Rio de Janeiro el 1 de marzo de 1565.
Sin duda, la imagen del Pan de Azúcar de Río de Janeiro y sus
famosos Bondinhos o teleféricos, surcando los aires cariocas, es una de las
postales más características de la ciudad y una de las imágenes más
anheladas por los visitantes.

La historia del mundialmente conocido Bondinho do Pão de Açúcar (teleférico
del Pan de Azúcar), se remonta a 1912 cuando se inauguró el primer tramo del
teleférico que une la Praia Vermelha(Playa Roja) con el morro de Urca,
convirtiéndose en el primer teleférico brasileño y el tercero en todo el mundo y
situando a Río de Janeiro como un foco de atracción turística internacional.
La idea de hacer un “camino aéreo” hasta lo alto del Pan de Azúcar fue del
ingeniero brasileño Augusto Ferreira Ramos, quien dio inicio a las obras en
1910.
Dos años más tarde, el 27 de octubre de 1912, las primeras 577 personas
pudieron subir a la cima del morro de Urca en un teleférico de madera con
capacidad para sólo 17 pasajeros, que cubría los 528 metros de extensión y
228 metros de altura, en aproximadamente 6 minutos.
Pocos meses después, el 18 de enero de 1913 se inauguraba el segundo
tramo entre el morro de Urca y el Pan de Azúcar, con una extensión de 750
metros y 396 metros de altura.
En la actualidad los bondinhos (teleféricos) que circulan en cada tramo lo
hacen de forma independiente y pueden transportar hasta 65 pasajeros cada
uno. Los 3 minutos que dura cada recorrido son un fascinante viaje con vistas
de 360°, gracias a que las paredes laterales de las modernas cabinas están
hechas de plexi glass transparente.

El complejo turístico del Pan de Azúcar
El complejo turístico del cerro Pan de Azúcar en Río de Janeiro, está formado
en realidad por dos morros o cerros, interconectados entre sí por dos tramos
de teleférico que son independientes.

El morro de Urca
La primera parada llega a la cima del Morro de Urca y aunque la meta
anhelada por todo visitante es alcanzar la cima del Pan de Azúcar, vale la pena
detenerse primero a disfrutar de las vistas que se tienen desde los miradores
de Urca, que además son mucho más amplios.
Desde allí la altura es perfecta para observar el barrio de Urca (dónde reside
gente famosa como el cantante Roberto Carlos), la playa de Flamengo, el
espectacular despegue y aterrizaje de los aviones en el aeropuerto Santos
Dumont, e incluso, y si el día está claro, distinguir las construcciones más
características del centro histórico de Río de Janeiro, como la singular
estructura cónica de la Catedral Metropolitana.
Por otro lado, debido a la diferencia de altura entre el Morro de Urca y el Pan
de Azúcar, puede ocurrir que desde Urca la visibilidad esté despejada mientras
que la cima del Pan de Azúcar esté cubierta por nubes o niebla.
En la cima del morro de Urca hay además, una sala de exposiciones llamada
Cocuruto, donde se puede hacer un recorrido por la historia del teleférico del
Pan de Azúcar. Una amplia zona de descanso llamada Espacio Bahía de
Guanabara alberga restaurantes, puestos de comida rápida, tiendas de
recuerdos y servicios.
Se encuentran en este nivel además, un gran Anfiteatro donde se realizan
diferentes tipos de eventos y, una plaza conocida como la Plaza de los
Bondes, ya que allí se exhiben los antiguos bondinhos que operaron a lo largo
de los más de 100 años de historia del Camino Aéreo del Pan de Azúcar.

https://s2rio.com/tour-cristo-redentor-y-pan-de-azucar/

Aquí en Urca está ubicado uno de los dos helipuertos más usados para realizar
los vuelos panorámicos sobre la ciudad de Río de Janeiro, el otro se
encuentra en la Laguna Rodrigo de Freitas.
La segunda parada de la visita es, por supuesto, la cima del Pan de Azúcar
desde donde se tienen vistas impresionantes del Morro del Corcovado y su
sorprendente Cristo Redentor; de la ciudad de  Niterói , cruzando la bahía
hacia el este y, de la preciosa curva de arena blanca que forma la playa de
Copacabana.
Nada como disfrutar de una tradicional  caipirinha  (bebida típica brasileña a
base de aguardiente de caña) o de un dulce y energético suco (zumo/jugo)
de  açai  (fruto rojo típico de Brasil) mientras se contemplan las vistas, o si se
prefiere saborear un café o una comida completa en los varios locales
ubicados en la cima, especialmente del Morro de Urca, donde tampoco faltan
las tiendas de recuerdos.

Trekking y escalada
Una forma alternativa de alcanzar la cima del morro de Urca es caminando, en
un recorrido de aproximadamente 30 minutos que se inicia a un costado de la
playa Vermelha, para el que no se necesita guía.
Para los más aventureros, y experimentados, existe otra forma de acceder a la
cima tanto del Morro de Urca como del Pan de Azúcar, escalando.
Los amantes de la adrenalina tienen en este enclave la experiencia perfecta,
cuya recompensa no sólo es alcanzar la cima, sino la perspectiva única que se
tiene de Río de Janeiro durante la subida. Además, el que lo logra recibe como
premio la posibilidad de bajar usando el teleférico de forma gratuita.
Para subir por el teleférico, existe la alternativa de comprar las entradas en el
mismo complejo turístico o hacerlo por internet. Esta segunda opción es la
mejor forma de ahorrarse colas que durante la temporada alta pueden llegar a
ser desesperadamente largas.

Sea cual sea la forma elegida para alcanzar las cimas del complejo turísticos
del Pan de Azúcar, contemplar la  Cidade Maravilhosa (Ciudad Maravillosa) como se conoce a Río de Janeiro, desde las alturas, es una experiencia que no
hay que perderse.
Para los afortunados que dispongan de tiempo suficiente, es aconsejable subir
dos veces. Una durante el día con la claridad de la luz del sol, y otra al
atardecer cuando las primeras luces empiezan a iluminar la ciudad regalando
una imagen diferente e igual de inolvidable.

Tours y excursiones al Pan de Azúcar
Si el tiempo para disfrutar de Río es limitado o si se prefiere visitar los
principales hitos turísticos de la ciudad en plan organizado lo mejor es reservar
con antelación algún tour que incluya la visita al Pan de Azúcar y así te
ahorrarás tiempo de espera y aprovecharás mejor tus días en la Ciudad
Maravillosa. Aquí te dejamos algunas ideas.

Visitar el Pan de Azúcar: datos útiles
Horario del teleférico
Diariamente: 08:00 a 21:00 horas (boleterías hasta las 19:50 h.)
Partidas cada 20 minutos
Ultima subida: 20:00 h al morro de Urca y 20:20 h al Pan de Azúcar
Ultima bajada: 20:40 desde el Pan de Azúcar  y 21:00 desde Urca
Precios de la entrada al Pan de Azúcar
Público general: R$110
Personas entre 6 y 21 años y mayores de 60 años (portando documento de
identidad): R$55
Menores de 6 años: libre
El valor incluye el viaje de ida y vuelta

Cómo llegar al Pan de Azúcar
No es difícil llegar al Pan de Azúcar desde las principales zonas turísticas de
Río de Janeiro. Varios autobuses que van a Urca dejan muy cerca del acceso al teleférico o, si se prefiere ir en Metro, hay sólo unos 10 minutos caminando
desde la parada hasta las boleterías de entradas. Metro Botafogo – Líneas 1 y 2

Fuente: https://imaginariodejaneiro.com/que-visitar-en-rio-de-
janeiro/monumentos/pan-de-azucar/