Robert Marcano y Omar Vizquel, inmortalizados en el Salón de la Fama venezolano

Robert Marcano y Omar Vizquel fueron exaltados al salón de la Fama de nuestro béisbol el sábado en la ciudad de Valencia.

Cortesía Noticiero 52/ redaccion@construarte.com.ve

Con la presencia de personalidades de la pelota venezolana, periodistas y familiares y el alcalde del Municipio Naguanagua Gustavo Adolfo Gutiérrez, se realizó un emotivo acto en el Museo del Béisbol, se le rindió este homenaje a estas dos estrellas venezolanas, siguiendo el sueño de Carlos Daniel Cárdenas Lares de reunirlos en este templo de los inmortales.

En el caso de Omar Vizquel obtuvo un 77 por ciento de los votos del Comité Contemporáneo en su primer año de elegibilidad en el proceso de selección, mientras que Marcano, pionero en la pelota del Japón, fue seleccionado por el Comité Histórico.

El presidente de la LVBP y del Museo del Béisbol Juan José Ávila señaló que “Este acto tiene un significado especial, porque se trata de dos grandes peloteros venezolanos. Cada vez que hurgamos más sobre sus carreras, siempre conseguimos hechos interesantes, que no dejan de sorprendernos, uno tras otro. Se trata de carreras muy valiosas para el país”.

 

Vizquel apareció en 2.968 juegos repartidos en 24 temporadas en las Grandes Ligas con Seattle (1989-1993), Cleveland (1994-2004), San Francisco (2005-2008), Texas (2009), Chicago (2010-2011) y Toronto (2012). Su promedio vitalicio fue de .272 (10.586-2.877), con 456 dobles, 77 triples, 80 jonrones, 951 impulsadas, 1.445 anotadas, 404 bases robadas y 1.028 boletos. También disputó 57 encuentros de playoffs con los Indios (1995-1999, 2001), incluidas dos Series Mundiales (1995, 1997).

Momentos en que Betty Marcano, hermana de Robert, recibe el lienzo de manos de Oswaldo Olivares. Foto: Cortesía José Antonio Rodríguez.
La estatuilla de Omar Vizquel en uno de sus típicos lances, obra del Maestro Estopiñán. Foto: Cortesía Lugo

“Quiero expresar mis disculpas por no poder asistir al acto de exaltación, pero deseo darle las gracias a todas aquellas personas que tomaron su tiempo para votar por mí”, dijo Vízquel, a través de un video, que se proyectó en el auditorio Luis Aparicio del Museo de Beisbol. “También quiero agradecer a la familia Cárdenas Lares, a la familia Cohen y a Juan José Ávila, que es el presidente del Museo y de la Liga. Prometo que cuando vaya a Venezuela, compartiremos más sobre esta digna asignación. Me siento muy contento. Es un orgullo y un honor bastante grande. Por supuesto, también felicitar, a través de todos sus familiares acompañándonos en este momento, a Robert Marcano, que tuvo los méritos para estar allí. Vamos a continuar esta fiesta tan linda”.

Vizquel sumó 11 Guantes de Oro como campocorto (1993-2001, 2005-2006), fue seleccionado tres veces al Juego de Estrellas (1998, 1999, 2002) y es dueño del promedio de fildeo más alto (.985) de todos los tiempos entre los short stops (mínimo 1.000 juegos) y se ubica primero en desafíos disputados en las paradas cortas (2.709) y en dobleplays (1.735). También aparece entre los líderes vitalicios en asistencias, con 7.676 (3) y outs, con 4.102 (11).

Robert Marcano, por su parte, es el primer venezolano que participó La Liga Japonesa de Beisbol Profesional (NPB por sus siglas en inglés), viajó al país del Sol Naciente con apenas 23 años de edad, en 1975, y se convirtió en poco tiempo en uno de los mejores extranjeros o Gaijin en la pelota rentada del archipiélago.

El contrato de Marcano fue vendido por la organización de los Ángeles de California a los Bravos de Hankyu y de inmediato se adaptó a la cultura japonesa. En 11 campañas en Japón, entre 1975 y 1985, dejó una línea ofensiva vitalicia de .287/.322/.488, con 236 dobles, 31 dobles, 232 jonrones, 817 remolcadas y un OPS de .810. En 1978 fue el primer pelotero latinoamericano en ganar un liderato de carreras empujadas con 94 y, de acuerdo con el diario Japan Times, el nativo de El Clavo, estado Miranda, está entre los mejores 25 extranjeros que han jugado en Japón y entre los tres camareros más destacados, junto a Bobby Rose y John Sipin.

Tras su retiro en Japón, se desempeñó como scout y traductor con los Gigantes de Yomiuri, siendo responsable de la firma de Luis Mercedes Sánchez, el segundo criollo que jugó en la NPB.

En la LVBP, con La Guaira, conectó .251 (1.226-308), con 16 vuelacercas y 136 impulsadas, en 13 campañas. Fue miembro del equipo campeón de los Tiburones en la temporada 1982-1983 junto a Luis Salazar, Norman Carrasco, Raúl Pérez Tovar, Juan Francisco Monasterio…

El Maestro Adolfo Federico Estopiñán Hernández nuevamente plasmó las características más resaltantes de los peloteros que entran al templo de los Inmortales de nuestra pelota, con dos hermosas estatuillas que desde el sábado adornan el Salón de La Fama venezolano.

El Maestro Adolfo Estopiñán con sus dos nuevas obras. Foto: Cortesía Héctor Correa Feo

“Honrado de crear a estos dos personajes, al igual que las otras esculturas me inspiro cada vez que me toca hacer una estatuilla de estos personeros, los actuantes que merecidamente son exaltados al máximo sitial de nuestro béisbol, en esta oportunidad expuse a un Vizquel volando literalmente en el aire, en un característico lance acrobático típico de “Manos de Seda” y de las que hacía regularmente” destacó el Maestro Estopiñán.