Sopa de brócoli con queso, un plato rápido y fácil

(Crédito: The Guardian)

En países de clima templado, la sopa de brócoli es un plato caliente que tradicionalmente se consume en los meses fríos. Sin embargo, sin restricciones del clima, en realidad, se puede disfrutar en todo momento del año y puede acompañar cualquier comida.

El contraste que se produce entre el queso salado y el sabor agradablemente agridulce del brócoli, origina una sopa de verduras atractiva para degustar el paladar y que puede hacerse con ingredientes que se tienen a la mano.

Consejos

  • Hay recetas que utilizan brócoli congelado o enlatado, pero un vegetal fresco indudablemente le da un sabor superior.
  • No descarte el tallo del brócoli, pero sí agréguelo antes que las flores, para que pueda ablandarse adecuadamente. Todo va a ser hecho puré, pero los flósculos demasiado cocidos tienen una textura que no es ideal.
  • También se le puede agregar apio, puerro o patata, para una textura más densa pero un sabor vegetal más genérico que resta valor al brócoli mismo.
  • En Estados Unidos, la variante de brócoli y queso cheedar es relativamente común, y en el caso de Reino Unido, se prepara con queso stilton. Lo importante es que el queso no sea insípido para obtener el sabor adecuado. El queso azul puede ser una alternativa interesante.
(Crédito: The Guardian)

Ingredientes

  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 chalotes o 1 cebolla pequeña, finamente picada
  • 800 ml de caldo de pollo o verdura
  • 600 ml de leche
  • 800g de brócoli
  • 200g de queso, desmenuzado
  • Nuez moscada, para adornar

Instrucciones

  1. Derrita la mantequilla en una cacerola grande a fuego medio-bajo y agregue los chalotes. Freír suavemente hasta que esté suave y dorado.
  2. Mientras tanto, corte los tallos de brócoli en trozos pequeños, luego agregue a la sartén con los chalotes ablandados, fría por un minuto, luego vierta el caldo y la leche. Haga que hierva a fuego lento, luego cocine hasta que el tallo comience a ablandarse (cuánto tiempo dependerá del tamaño). Mientras tanto, corte la cabeza en pequeños floretes individuales.
  3. Una vez que el tallo esté casi tierno, agregue los floretes a la sartén junto con la mayor parte del queso, dejando el resto para decorar. Revuelva bien, cocine a fuego lento, cubra y cocine durante unos 5 minutos, hasta que el queso se haya derretido y los flósculos estén suaves.
  4. Deje que se enfríe un poco, luego haga un puré hasta que quede suave. Pruebe y sazone según sea necesario, luego divida entre los tazones y la parte superior con el queso restante y una buena ralladura de nuez moscada.

Fuente: The Guardian