Tequila, un ingrediente exótico

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/e7/77/34/e777341c289835c31d4b0e2d65f0d29c.jpg

 

Lleva México a tu cocina

POR: MAM

Indiscutiblemente al pensar en México, el tequila es una de las primeras imágenes que se nos vienen a la mente. Y no es para menos; es la bebida más conocida y representativa de ese país en el mundo. Este licor es tan mexicano que sólo puede ser llamado tequila si se elabora allí y contiene al menos 51% de azúcares provenientes de una planta llamada agave. Aunque los más puros tienen concentraciones de hasta 100 por ciento.

Existen dos tipos de tequilas http://www.tequila-z.com/clasificacion.html: el noble, hecho únicamente con agave convertido en alcohol; y el mixto, al que se le agregan otros azúcares de diferente procedencia. El primero es -por supuesto- el más caro y se embotella sólo en México. El segundo es el que generalmente se distribuye al resto de mundo.

También se clasifica como: blanco, embotellado casi de inmediato y con un tiempo en las barricas de sólo horas o días; reposado, que permanece almacenado entre un lapso de dos a doce meses; y añejo, con una tonalidad ámbar y madurado por un año o más en barriles de roble blanco.

Más que un trago

Seguro hasta aquí ya te has enterado de muchas cosas que no sabias sobre el tequila, pero hay más: se puede también cocinar con él, tal y como se hace con el vino, brandy, ron y otras bebidas. Incluso existen platos ya concebidos que lo tienen como ingrediente destacado.

Así podrás no sólo hacer con él margaritas, chupitos o martinis, sino también pescados, carnes y hasta postres. Los habitantes de Jalisco, lugar originario de esta bebida, afirman que el tequila no sólo le da a las comidas una exótica sazón, sino que es además un estimulador del apetito y hasta ayuda a bajar los niveles de colesterol en la sangre.

Sabiendo entonces sus beneficios, anímate a hacerle un lugar al tequila en tu cocina, siguiendo los consejos a continuación:

– Añádelo de último en tus recetas. No dejes que hierba, ya que se evapora y pierde el aroma.

– Cuando lo viertas en platos calientes, baja la temperatura de la hornilla y prolonga el periodo de cocción.

– Si se sirve con un poquito de salsa de chile habanero el sabor del licor sobresale.

– No uses mucho ajo o condimentos aromáticos cuando cocines con tequila, porque pueden matar el sabor.

– El que se usa con más frecuencia en la cocina es el blanco.

– Es importante controlar la cantidad en los postres congelados, porque el alcohol es un anticongelante que puede afectar la textura del bocadillo.

Úsalo y come

Bien, ahora que tienes estos datos, prueba haciendo un arroz con camarones y tequila. Necesitarás camarón seco, cuatro tazas de agua, una de arroz, dos dientes de ajo finamente picados, una cebolla pequeña partida en rebanadas, dos papas amarillas, un tomate rojo picado, tres cucharadas de tequila, dos chiles guajillos y una media taza de caldo.

Pela, lava y cocina el camarón en el agua durante 20 minutos. Aparte, fríe la cebolla, el ajo y el arroz. Cuando estén dorados añade el tomate, el tequila, los camarones, las papas (previamente partidas a la mitad y hervidas), el chile y el caldo. Tapa y deja que el arroz se esponje. Sirve caliente y disfruta de tu plato con esta legendaria y famosa bebida mexicana.