Visión de sustentabilidad inmobiliaria, a través de la planificación estratégica de ciudades

Càmara Inmobiliaria de Carabobo

Pensar en una visión inmobiliaria sustentable no es opcional. Su definición es la clave para desarrollar acciones sostenibles inmediatas. El cambio de principios y valores para el desarrollo humano, la economía, la construcción, el transporte, entre otros; es necesario hacerlo a través de la concepción de una visión clara.

Para ello, este planteamiento debe ser más que una idea entendida como el “querer ser”. Debe ser una idea amplia, detallada, comprensible, positiva, alentadora, y a su vez compartida, tanto por los líderes como por sus colaboradores, debido a que es la única manera de garantizar  que todos los miembros de una organización, estén conectados en alcanzar algo importante, que los llevará a trascender.

Por lo tanto, ante la situación actual del  sector inmobiliario, es el momento de  reflexionar  sobre las siguientes interrogantes: ¿Tienen los ciudadanos una visión compartida de la ciudad? ¿Están los ciudadanos preparados para enfrentar los retos que estas exigen?

El ideal sería construir un “Proyecto de Ciudad”, que cuente con las orientaciones de infraestructura y ordenamiento urbano,  además de discursos portadores de la imagen de la ciudad deseada, a fin de que estos imaginarios puedan ser compartidos por todos sus ciudadanos, donde las instituciones promuevan la participación, la solidaridad y la ciudadanía responsable para que la equidad social sea el norte en la búsqueda del desarrollo.

En este sentido, los planes estratégicos de ciudades son herramientas para promover el cambio, para la formulación de un “pacto de ciudad” que sirve como referencia para que los actores públicos y privados orienten sus estrategias hacia una visión compartida del futuro. Asimismo, todo plan estratégico urbano, debe ser diseñado como un instrumento de gobernabilidad urbana, entre sociedad y gobierno, para lograr la sustentabilidad de la ciudad, donde los objetivos a lograr sean en lo social, en lo económico y en el ámbito ambiental.

Es de resaltar, que la planificación estratégica de las ciudades solo puede ser aplicada a una gestión urbana moderna,  que esté soportada por dos grandes pilares: legitimidad social, y una elevada calidad técnica de los equipos humanos que la conformen.

Por consiguiente, si la ciudad es el resultado de las decisiones de autoridades nacionales, regionales y municipales, así como de constructores, ingenieros, arquitectos, abogados, corredores inmobiliarios, inversionistas, comerciantes, industriales, propietarios de inmuebles, entre otros, quienes han tomado decisiones acertadas o desacertadas en esta materia de “hacer ciudad”; deben buscar dar un viraje e iniciar con la construcción de ciudadanía, para alcanzar la planificación estratégica de ciudades y la tan ansiada visión de sustentabilidad inmobiliaria.

Arq. Ingrid Suárez Infante.

Presidente de la Cámara Inmobiliaria de Carabobo.