Cómo convertir una pared vacía en un punto focal

(Crédito: Pinterest)

Una pared vacía, sin ventanas, no tiene por qué se un área aburrida o un problema de decoración. Es sencillamente un lienzo perfecto para dar rienda a la imaginación y personalizar un espacio.

A continuación, algunas ideas para no desperdiciar ese valioso espacio que con buen gusto e inteligencia, puede convertirse en el punto focal de una habitación.

(Crédito: Pinterest)

Un pared de galería ecléctica. En una hermosa sala salpicada de colores, el punto focal de la pared de la galería es una pintura india de un tigre, rodeada por un encantador batiburrillo de pequeñas piezas enmarcadas.

(Crédito: Pinterest)

Trabajos de arte complementarios. En el salón de la casa de Kris Ghesquière y Eva Claessens en el sureste de Uruguay, una sinfonía de obras de arte correspondientes con esculturas de cordero amarillas de William Sweetlove y pinturas y una escultura de plumas de Claessens.

(Crédito: Pinterest)

Un espejo esculpido para capturar la luz. En esta espaciosa sala de estar de California, un espejo antiguo de la India cuelga sobre la chimenea, captando la luz para expandir la habitación e iluminar la decoración moderna y relajada.

(Crédito: Pinterest)

Texturas con colores neutros. En el comedor de una casa neoyorquina llena de arte, Rudolf Stingel hace una obra de arte en la pared con textura. El aspecto de encaje de la obra armoniza con el telón de fondo liso, que ha sido pintado en un tono gris paloma que se asemeja a la pieza.

(Crédito: Pinterest)

Estilo con antigüedades simples. Para una sensación rústica, siga el ejemplo de esta histórica granja de Long Island y cuelgue algunas piezas antiguas que adoro, coincidan o no. Estos espejos del siglo XIX fueron encontrados en Amberes y dan a la entrada una sensación ecléctica.

pared
(Crédito: Pinterest)

Cuadros enmarcados en dorado. Mezcle y combine sus obras de arte favoritas, independientemente de su estilo o época, y visualícelas con marcos dorados similares. En el dormitorio principal de una casa de Los Ángeles, por ejemplo, los propietarios colgaron una pared de obras de arte de la colección de la pareja encima de un settee de madera dorada italiana decididamente femenina.

(Crédito: Pinterest)

Fotografías e imágenes dividas. Una pintura de un avión de los años 70 dividida en tres lienzos es una declaración dramática en el minimalista apartamento New York Apartment del gurú minorista Jeffrey Kalinsky. La pintura es de Wyeth y las paredes están cubiertas con yeso veneciano.

(Crédito: Pinterest)

Una fotografía masiva. Dos colgantes de latón y alabastro de Humbert & Poyet flanquean una fotografía de Yves Marchand y Romain Meffre para una mayor dimensión en este apartamento de Mónaco. Las obras de arte de la izquierda son de Alex Perweiler.

(Crédito: Pinterest)

Una pieza de arte experimetal. En el apartamento SoHo de William Frawley, la fotografía de una caja torácica es obra de un artista desconocido y una vez perteneció a un museo de San Francisco; el taburete Knoll tiene un cabestrillo de cebra hecho a medida, una mesa del siglo XIX de Aero Studios está rematada con un jarrón de madera de Mantiques Modern, y la lámpara de papel Akari es de Isamu Noguchi.

(Crédito: Pinterest)

Un color llamativo. En el vestíbulo de un hogar de Manhattan decorado por Rafael de Cárdenas, las fotografías de moda de Melvin Sokolsky se muestran sobre una credenza brasileña de los años sesenta, y las paredes rosadas son yeso veneciano.

(Crédito: Pinterest)

Papel tapiz para captar la mirada. Brian Atwood y Nate Berkus trajeron un toque del sur de California a su antigua casa de Milán con el revestimiento de paredes con estampado de palma. La mesa de comedor de latón macizo es de la década de 1970.

(Crédito: Pinterest)

Madera rústica para transmitir calidez. Una pared en la sala de estar de la casa de Hilary Swank en Manhattan está revestida con tablones de madera de granero recuperada; la fotografía es de Jackie Nickerson, y la pintura es de Carlos Vega.

Fuente: Elle Decor