Croquetas de Auyama y Queso, Disfruta esta delicia

croquetas de auyama y queso
Redacción: Lcda. Victoria Bracho

Sin duda alguna a veces nos aburrimos de comer lo mismo y siempre conseguiremos en nuestra nevera alimentos que pueden proporcionarnos una amplia variedad de recetas para llevar a nuestra mesa y comer diferente y delicioso. Hoy te invitamos a que disfrutes de unas deliciosas croquetas de auyama y queso, sí, claro que sí, con la auyama se pueden hacer platos excelentes.

Disfruta de unas deliciosas croquetas de auyama y queso ya sea en tu casa o incluso es una acertada opción para llevar y compartir en una reunión.  Es la auyama un alimento noble, con múltiples bondades para la gastronomía, activa tu creatividad e incluye este alimento en tus semanas o días.

Ingredientes

Para 4 raciones

  1. 500 gr calabaza
  2. 100 gr queso ahumado,
  3. 1 cdts perejil
  4. 3 huevos
  5. 50 gr queso de oveja ,rayado
  6. 50 gr harina
  7. 80 gr pan rayado
  8. aceite de oliva para freír
  9. sal y pimienta

Pasos

  1. Empezamos por cortar la calabaza en trozos anchos y eliminamos semillas y filamentos pero dejamos la piel, ponemos los trozos en una fuente para horno y metemos al horno precalentado a 180 grados durante 20 minutos.
  2. Pasado este tiempo quitamos del horno y dejamos templar un poco y antes de que enfrié de todo extraemos la pulpa y la colocamos en un cuenco y pasamos por la batidora. Nos queda como un puré al que le añadimos el queso ahumado cortado en cuadraditos pero menuditos, el perejil muy picadito, a esto le añadimos 1 huevo, el queso rallado, sal, pimienta, tres cucharadas de pan rallado y mezclamos bien todos los ingredientes hasta que estén bien integrados todos reservamos.
  3. En un plato batimos los 2 huevos, y en otros platos colocamos en uno la harina y en el otro el pan rallado.
  4. y ya hacemos las croquetas, tomas un poco de masa y das formas redondas, luego pasas por la harina, después por el huevo y por último por el pan rallado. las freímos en abundante aceite bien caliente y freímos hasta que tomen color, sacamos del fuego y ponemos a escurrir en papel de cocina para quitar el exceso de aceite y servimos enseguida.