Pintar Mandalas y sus beneficios

Redacción: Lcda. Victoria Bracho

Los mandalas están diseñados para que nos liberemos de las preocupaciones porque favorecen la concentración en el presente, razón por la cual pintar Mandalas es una potente herramienta de relajación e incluso una manera de meditar y conectar con tus diferentes sentidos.

Al pintar Mandalas también desarrollamos paciencia, creatividad, despertamos nuestras hormonas de felicidad y nos permitimos tomar un tiempo de inversión en nosotros mismos con resultados recreativos y saludables.

Colorear mandalas nos da la oportunidad de trabajar nuestros niveles de atención y de conseguir un mayor estado de relajación, sea cual sea nuestra edad.

Su historia

Los mándalas son figuras geométricas que tienen muchas variantes y que aparecen prácticamente en todas las culturas. Tienen su origen en la India y su traducción literal es ‘círculo sagrado’. Son un símbolo de sanación, totalidad, unión e integración.

Por su parte es importante resaltar que para Carl Jung, uno de los psiquiatras suizo más importantes de la historia, las figuras circulares ofrecían un efecto curativo que otorgaba paz y tranquilidad.

Conexión con tu ser

Queremos resaltar que los mandalas facilitan que nos conectemos con lo más íntimo de nosotros, propiciando así el autoconocimiento. Son un maravilloso ejercicio de reflexión sobre nuestro lugar en el mundo y la relación que tenemos con los demás.

No hay que olvidar, que la disposición de los mandalas es desde el centro hacia el exterior, permitiendo que la persona se conecte, se libere, se reconstruya y se relacione. Todo esto a través de la proyección a través de la selección de los colores y las figuras.

Creatividad

Realizar esta bella actividad, es una representación artística de diseño libre, es decir, podemos dibujarlos como queramos y pintarlos también a nuestra creatividad. Ahora bien, si no nos apetece diseñarlos también podemos comprar libros y cuadernos para colorearlos, actualmente está muy de auge y se consiguen con gran facilidad en librerías o papelerías .

Los mandalas también nos pueden servir para decorar nuestra casa o lugar de trabajo; cada vez son más las personas que buscan integrar estás bellas figuras en rincones especiales del hogar.

Descanso de nuestra parte racional

Está claro que en nuestra rutina habitual funcionamos más con la parte racional del cerebro (hemisferio izquierdo), hablamos, escribimos, pensamos… Digamos que la parte racional está hiperactivada mientras que la parte creativa, espacial y emocional (hemisferio derecho) la tenemos aletargada. Al pintar mandalas activamos el hemisferio derecho de nuestro cerebro y permitimos que el izquierdo deje de funcionar a pleno rendimiento al menos durante un rato